Los cinco mejores cómics de la historia, según Ale Mangiarotti

 

Hasta la presente edición, los 10 participantes de este sondeo han sugerido 47 obras de lectura imprescindibles en el mundo del cómic, casi todas anglosajonas o japonesas. Como buen conocedor, el artista y lector de historietas Alejando Mangiarotti (La Paz, 1980) viene a ampliar este panorama con una selección de trabajos argentinos en la que figuran dibujantes y guionistas de talla mundial.    

Mangiarotti inició su carrera como ayudante de su padre, David Mangiarotti, reconocido artista italiano que publicó trabajos en diarios de Bolivia y en importantes revistas de Argentina e Italia. En solitario, Mangiarotti comenzó a publicar cómics breves a los 19 años en la rotativa cruceña La estrella del oriente. Posteriormente realizó trabajos de ilustración y diseño para los periódicos Extra, La Razón y Página Siete, entre otros encargos de publicidad e ilustración infantil. Recientemente sus dibujos para niños fueron publicados por la editorial alemana Kulricke Stempel & Stanzen en una gran cantidad de objetos diversos, como estampas y tarjetas. En 2018 fue jurado del Concurso Municipal de Historieta de La Paz  y actualmente se editando  varios proyectos de cómics independientes.  

1. El eternauta
Héctor Germán Oesterheld (guión) y Francisco Solano López (dibujo).  Argentina, 1957-1959. 

“Esta obra sudamericana es sin duda una de las mejores que existen, pese a no haber sido difundida como los cómics americanos o japoneses. Es una trabajo muy adelantado a su época ya que propone a un obrero como héroe introduciéndolo en una ventura alucinante narrada de manera magistral por quien tal vez haya sido el mejor guionista de cómics que existió: H. G. Oesterheld”.

2.  Corto maltés
Hugo Pratt.  Italia, 1969-1992.

“Creación en dibujo y guión del genial autor italiano Hugo Pratt que trata las aventuras de un marinero. El artista incluye dimensiones esotéricas en las aventuras del Corto dándole un toque de sutileza y profundidad al personaje, evitando extravagancias similares a las de autores como Alan Moore o Alejandro Jodorowsky ”.

3. Mort Cinder 
Héctor Germán Oesterheld (guión) y Alberto Breccia (dibujo).  Argentina, 1962-1964.

“Mort Cinder es un cómic que todos deberían leer porque lleva la narrativa gráfica y escrita a otro nivel, tanto por el trabajo de su guionista Oesterheld como por el de un artista de gran renombre como es Alberto Breccia. Francamente es una obra maestra en la que el suspenso y lo desconocido poseen una gran carga de intensidad. Si a esto agregamos que Breccia supo dibujarla de forma brillante, tenemos como resultado una gran historieta”.

4. Morgan   
 Robin Wood (guión) y Cacho Mandrafina (dibujo). Argentina, 1986.

“Morgan es un cómic poco conocido que salió en las revistas de la editorial Columba en la década de 1980. Narra las aventuras de un policía en una futurista y devastada Nueva York. Elijo esta obra porque el guionista Robin Wood es un excelente autor lastimosamente poco reconocido”.

5. El libro de las selvas vírgenes
José Luis Salinas sobre la obra literaria de Rudyard Kipling, Argentina, 1937. 

“Se trata de una adaptación de la novela del gran escritor Rudyard Kipling. El guión es muy bueno. Está escrito de una forma clásica, pero creo que lo más sobresaliente de este cómic es el dibujo realizado por quien seguramente fue el dibujante más grande de la historia: José Luis Salinas. Salinas fue un superdotado. Ilustró esta obra maestra poco reconocida haciendo gala de un dibujo en el que muestra su singular dominio para plasmar la figura humana, animal, su dinámica y el paisaje de espacios abiertos”.