La cultura es el alma del pueblo y la ventana de Bolivia al mundo

La danza de los macheteros representa al departamento del Beni.
Foto: Ministerio de Culturas

 

Cambio / Edición Impresa ​

En el Día Nacional de la Cultura, representantes diplomáticos de Rusia y El Salvador afirmaron ayer que las costumbres ancestrales del territorio reflejan el alma del pueblo y es la ventana del Estado Plurinacional de Bolivia hacia el mundo.

En una feria en la plaza San Francisco de la ciudad sede de gobierno, el Ministerio de Culturas y Turismo mostró la diversidad culinaria, productiva, folklórica y originaria del país, que cautivó a connacionales y extranjeros.

El embajador de Rusia, Vladimir Sprinchan, se mostró complacido por la exposición y aseguró que Bolivia no sólo puede vivir de sus recursos naturales, sino también de su variada riqueza cultural e histórica.

Felicitó a la administración del presidente Evo Morales por financiar iniciativas y aprobar leyes para preservar su cultura. “Durante mi estancia en Bolivia, más de un año y medio, participo de eventos culturales y me gusta mucho porque es el alma de la gente, el alma del país; el turismo, entre otros, permite presentar la cultura y la historia (ante el mundo)”, precisó.

A su vez, la embajadora de El Salvador, Lilian Bermúdez, felicitó al Gobierno por la actividad y animó a seguir impulsando proyectos de difusión de las costumbres y tradiciones de Bolivia en todas las naciones. “La cultura (de un país) es una ventana al mundo, donde hay cero discriminación, donde hay políticas incluyentes, es una nación que tiene mucho que ofrecer porque se respira paz, tranquilidad, seguridad y la gente es maravillosa”, aseguró.

RUTAS GASTRONÓMICAS

En ese contexto, la ministra Wilma Alanoca expresó su complacencia por el aumento del turismo interno en los últimos 13 años, y anunció la promoción de la ruta gastronómica por distintas regiones del país.

“Este año vamos a trabajar junto a los chefs en los platos bandera de cada región, lo hemos hecho el año pasado con el plato bandera de Bolivia y fue elegida la sopa de maní, y ahora cada región quiere reafirmar su comida representativa”, sostuvo.

Aseguró que la diversidad de Bolivia permite encontrar lugares donde aprender, conocer y explorar. “Tenemos un país diverso en cultura, arte, ecosistemas, danzas, música y por supuesto gastronomía, platos que se elaboran con los productos característicos de cada lugar”, insistió. En 2015 se aprobó la Ley 578, que establece que cada 12 de enero se celebre el Día Nacional del Turismo.

Dos millones de turistas por año desde 2020

La ministra de Culturas, Wilma Alanoca, anunció que dentro del plan nacional de turismo el desafío es alcanzar la visita de dos millones de extranjeros al año desde 2020, con un atractivo paquete de ofertas para conocer la belleza artesanal, productiva y natural del territorio nacional.

“Gracias a toda la gente que directa e indirectamente ha permitido que estemos creciendo; al 2020 el turismo selectivo externo que deja divisas importantes se estima en dos millones por año, a eso estamos apuntando, no dejamos ningún espacio, nos articulamos para ofrecer un servicio de calidad en la atención”, dijo.

Señaló que en 2018 a Bolivia ingresaron 1,7 millones de extranjeros. “A este maravilloso país ingresaron 1,7 millones de extranjeros a diferentes destinos, lo que nos complace como bolivianos porque eso quiere decir que hay una mirada especial”, precisó.