Octubre dará paso a una nueva era de políticos

Foto: Cambio

 

Gonzalo Pérez Bejar

Las elecciones generales de octubre marcarán un quiebre en el escenario político nacional. Si bien se sostiene que en política hasta los muertos andan, es muy probable que los comicios representen la culminación de la carrera de varios actores y la incursión de una nueva generación.

“Las elecciones de 2019 van a tener un cariz muy especial, creo que es definitivamente la culminación de una etapa muy larga de actividad política para muchos de los actores, diría probablemente, la gran mayoría”, declaró a Democracia Directa el analista en temas políticos y docente universitario Marcelo Silva.

El asambleísta departamental del MAS-IPSP por La Paz Gustavo Torrico respaldó la postura de Silva y consideró que este proceso electoral significará “el certificado de defunción para muchos de los políticos que compiten en las elecciones”.

Silva sostiene además que este proceso marcará la necesidad urgente de la renovación del sistema político, lo que conllevará a que para las elecciones de 2025 probablemente ninguno de los actuales actores políticos que compiten en el proceso electoral de 2019 continúe activo.

“Es imposible peansar que alguno de los actores sobreviva para la elección, por lo menos los más importantes, diría que ésta es una elección definitiva para candidaturas como la de Jaime Paz Zamora, Víctor Hugo Cárdenas, incluso para el actual presidente Evo Morales, quien seguramente para las elecciones de 2025 tendrá que pensar en una nueva figura que prosiga el Proceso de Cambio”, opinó.

Manifestó que para Carlos Mesa, que fue vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada con el MNR y presidente, el actual proceso electoral representa “su  última chance” como político.

Para Silva, la excepción sería Félix Patzi (Movimiento Tercer Sistema), aunque está sujeto a los resultados que obtendrá en los comicios de octubre, al igual que PAN-BOL, el Frente Para la Victoria (FPV) o el propio Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), “si es que sobreviven” y no pierden la personería jurídica.

“Entiendo que la elección será muy polarizada entre Evo Morales (MAS-IPSP) y Carlos Mesa (Comunidad Ciudadana), pero definitivamente la elección de 2019 marca un adiós a la actividad política de muchos de los actores, sino de todos, entre ellos puede salvarse Óscar Ortiz (Bolivia Dice No)”, opinó.

Los candidatos

Torrico fue más crítico en sus apreciaciones. Indicó que cuando Carlos Mesa decidió postularse a la primera magistratura, pasó el “certificado de defunción para todos los demás políticos”, y quienes aceptaron unirse a su proyecto político escogieron la “muerte súbita”.

“La muerte súbita era que te subas al mismo carro de Carlos Mesa y por lo tanto desaparecías como líder político, porque si te sumabas a otro líder político tu liderazgo quedaba fuera, eso le ocurrió a Luis Revilla”, dijo.

En su criterio, el actual Alcalde de La Paz, al ser anulado por la figura de Mesa, “queda fuera de combate”.

La otra forma de perecer ante los designios de las elecciones —dijo Torrico— es la “muerte agónica”, en la que se ubica Víctor Hugo Cárdenas (Unidad Cívica Solidaridad) porque una vez que termine octubre de 2019, y con los resultados paupérrimos que obtenga, quedará fuera y su palabra no contará. “Podrá seguir viviendo en Panamericana, en Fides o Página Siete, pero habrá muerto como líder, ni siquiera tendrá moral para opinar. O sea ese voto que se decide en octubre es el que va a determinar quién puede tener todavía la palabra y quién no”.

En el caso de Jaime Paz Zamora, Torrico opinó que volvió a la vida tratando de convertirse en un ser humano, pero no da. “A este zombi lo terminarán de enterrar, al igual que a Johnny Fernández”.

Para Torrico, el candidato de Bolivia Dice No, Óscar Ortiz, está entre los suicidas porque si se sumaba a Carlos Mesa “no hubiera tenido una muerte súbita, es más, hubiese pervivido en el tiempo, ya que Mesa va a desaparecer después de la elección y quedará fuera de juego”.

Anticipó que su votación será paupérrima, por lo tanto, quedará embargado como político. “No tendrá otras posibilidades a futuro porque se suicidó; con Carlos Mesa sobrevivía”, afirmó.

Respecto a su acompañante, el senador Edwin Rodríguez, afirmó que sucumbirá porque no tendrá el apoyo necesario por carecer de carisma. “Está muerto, se metió con la derecha a pesar de que proviene de un pueblo indígena del norte potosino”.

En cuanto al empresario Samuel Doria Medina, el asambleísta paceño afirmó que decidió “la muerte lenta”.

“Con él pasa algo especial porque decidió morir de a poco, ahora está hablando, pero terminan las elecciones y no tendrá tiempo para el futuro”, refirió.

Sobre el futuro de Jorge Tuto Quiroga, dijo que ningún partido lo quiere y “murió como líder”.

En cuanto a las plataformas ciudadanas, Torrico insistió en que la aparición de Carlos Mesa fue letal porque morirán al sumarse al proyecto político del expresidente.

“Si se hubieran quedado independiente al hecho eleccionario y mantenido la línea de respeto habrían construido algún liderazgo”, opinó.

Renovación

Para Silva, el final del proceso eleccionario marcará un nuevo período, que debe ser de renovación.

“No hay muertos, todavía; el sistema político en realidad está agonizando, hay un proceso que está en culminación, un proceso político partidario que está quebrado y está a punto de ser sobrepasado por la vigencia histórica”, sostuvo.

Explicó que el actual sistema de partidos está configurado a partir de dos cosas fundamentales: uno, los residuos de la democracia pactada, y dos, la democracia de masas.

La democracia pactada tuvo su trípode fundamental en el MIR, ADN y MNR, y llegó a controlar el poder desde 1985 hasta 2005.

Sin embargo, ésta fue derrotada por una emergencia popular de una democratización de masas que llevó adelante el MAS-IPSP, que ante el fracaso del proyecto estatal de la democracia pactada presenta un nuevo proyecto de Estado y, por supuesto, eso generó en los primeros años del Proceso de Cambio, dirigido por el presidente Evo Morales, una fricción que fue ampliamente ganada como proyecto estatal.

“Al pasar el tiempo se necesitan dos cosas: uno, enterrar los resabios de la democracia pactada, y eso definitivamente nos muestra que el país no quiere el proyecto que propuso en su momento la democracia pactada y que probablemente hoy sea ofrecido como propuesta de retorno”, sentenció.

Además, advirtió que la población se da cuenta que el Proceso de Cambio necesita una oxigenación, ajustes y nuevos elementos discursivos políticos, de figuras y liderazgo.

En esa perspectiva —dijo Silva— lo que se tendrá en 2025 será la renovación a las buenas o las malas. “Estoy convencido de que con el voto electoral la población pedirá la renovación de los actores políticos, sin duda alguna”.

Binomios para las primarias del 27 de enero

  • Para las elecciones primarias del 27 de enero, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) habilitó a nueve binomios.
  • Los candidatos son: Víctor Hugo Cárdenas y Erick Humberto Peinado por Unidad Cívica Solidaridad (UCS) .
  • Jaime Paz Zamora y Paola Lorena Barriga Machicao por el Partido Demócrata Cristiano (PDC).
  • Ruth Yolanda Nina Juchani y Leopoldo Richard Chui Tórrez por el Partido de Acción Nacional Boliviano (PAN-BOL).
  • Félix Patzi Paco y Lucía Mendieta Pérez por el Movimiento Tercer Sistema (MTS).
  • Virginio Lema Trigo y Fernando Untoja Choque por el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR).
  • Evo Morales y Álvaro García Linera por el Movimiento Al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP).
  • Israel Franklin Rodríguez Calle y Faustino Challapa Flores por el Frente Para la Victoria (FPV).
  • Carlos Mesa y Gustavo Pedraza Mérida por Comunidad Ciudadana (CC).
  • Óscar Ortiz Antelo y Edwin Rodríguez Espejo por Bolivia Dice No (21F).