Empresas estatales generan utilidades

Foto: Archivo
Un efectivo militar entrega el bono Juancito Pinto a un niño.

 

Maribel Condori Monrroy / Cambio – Edición impresa

En el período 2006-2017 (12 años), el conjunto de las empresas estatales generó Bs 51.000 millones de utilidades, recursos que no sólo permitieron cubrir el pago de bonos sociales, sino también iniciar y consolidar proyectos de industrialización de los recursos naturales, entre otros resultados.

En noviembre de 2018, la directora de la Oficina Técnica para el Fortalecimiento de la Empresa Pública (OTFEP), Verónica Ramos, informó que el monto de utilidades reportado por las firmas estatales —que incluye a YPFB— es mayor a los Bs 2.700 millones registrados en el período 1995-2005.

La ejecutiva remarcó que los ingresos generados por las firmas públicas no sólo permiten cubrir el pago de los bonos sociales (Juancito Pinto, Renta Dignidad, Juana Azurduy), sino también iniciar el proceso de industrialización de los hidrocarburos a cargo de YPFB, además de duplicar la oferta de energía con la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE).

Otros resultados

Gracias al servicio de telecomunicaciones que brinda el satélite Túpac Katari (TKSAT-1), Bolivia es el primer país de Suramérica que democratizó el acceso a la televisión en las áreas rural y urbana, informó en diciembre de 2018 el director de la Agencia  Boliviana Espacial (ABE), Iván Zambrana.

Desde el inicio de operaciones comerciales —abril de 2014— hasta el año pasado, el satélite boliviano permitió obtener al país un ingreso de aproximadamente $us 100 millones, dijo el ejecutivo.

“Tomando en cuenta la proyección de la facturación del último mes, en 15 años de vida del satélite Túpac Katari recaudaríamos como 400 millones de dólares, y costó 302 millones de dólares este proyecto”, añadió.

Por otra parte, la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) se consolidó como modelo y ejemplo de la política pública en materia de seguridad alimentaria dentro de la primera Red Regional de Sistemas Públicos de Abastecimiento y Comercialización de Alimentos (SPAA) en América Latina y el Caribe, según su memoria institucional 2007-2017.

Actualmente, la compañía genera a las familias bolivianas un ahorro superior a los Bs 300 millones anuales con la entrega de harina de trigo a precio subvencionado, de acuerdo con datos oficiales.

Otra firma que fue creada para coadyuvar en la seguridad alimentaria del país es la Empresa Azucarera San Buenaventura (Easba), que hasta 2018 produjo 220 mil quintales, que fueron comercializados en el mercado interno, y ahora busca exportar.