Fuerte presencia y voz propia en la arena internacional

Foto: Archivo
El Estado Plurinacional fue sede de uno de los mayores encuentros del mundo, la reunión del G77+China, en junio.

 

Víctor Hugo Chambi / Especial 13 años de Revolución

Con la diplomacia de los pueblos, la política internacional que se implementó desde 2006, Bolivia cosechó varios logros y reconocimientos que le permitieron pasar de ser un país sumiso a protagonista en el contexto de las naciones del mundo.

El ministro de Relaciones Exteriores, Diego Pary, evaluó como “muy positiva” la política exterior nacional “porque hoy Bolivia ya no es el país que solamente se suma a posiciones hegemónicas, hoy propone, debate, posiciona temas de interés en el diálogo multilateral, en los diferentes debates. Creo que hoy tiene, como nunca antes, un protagonismo en los diferentes espacios que se generan en el contexto internacional”.

En la conferencia sobre el Cambio Climático, de noviembre de 2006, Bolivia mostró por primera vez su cambio en la política internacional. Desde entonces hubo varias oportunidades en las cuales sus propuestas fueron aprobadas.

La presidenta de la Comisión de Política Internacional de la Cámara de Diputados, Valeria Silva (MAS-IPSP), sostuvo que la diplomacia es una de las áreas en las que el país avanzó más en los últimos 13 años.

“Creamos una reputación y un prestigio muy alto, la conducción de nuestro Presidente en las relaciones internacionales fue en todo momento de muy alto nivel, esto se demostró año tras año, por ejemplo con la presencia y presidencia de Bolivia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, ahora la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac)”.

La parlamentaria destacó la conducción de la política internacional, que estuvo en manos de David Choquehuanca en primera instancia, seguido de Fernando Huanacuni y en la actualidad por Diego Pary, uno de los embajadores con mayor experiencia.

Durante estos años, propuestas como la declaración de los Derechos de la Madre Tierra, derechos de los campesinos y el acceso al agua como derecho humano fueron aprobadas en las Naciones Unidas y otros foros internacionales.

Elías Chévez, embajador de Nicaragua en el país, señaló que “las posturas del Estado Plurinacional son un aporte a la paz del mundo, al diálogo y la concordia en un mundo tan complejo y caótico que se vive en la actualidad”.

La representante diplomática de Venezuela, Crisbeylee González, sostuvo que Bolivia se convirtió en una referencia mundial no solamente por las profundas transformaciones internas que tuvo, sino por las propuestas que realiza a escala mundial.

“Este 2019 volverá a ser un año importante”, aseguró el embajador boliviano en las Naciones Unidas, Sacha Llorenti, ya que el país estará al frente de tres bloques de integración: Celac, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA-TCP). También se hará una intensa campaña por el año internacional de las lenguas indígenas, declarado por la ONU.

Se institucionalizó la diplomacia de los pueblos

La política internacional que Bolivia institucionalizó en estos 13 años se basa en el relacionamiento de las organizaciones sociales y de los líderes sociales.

Se trata de la diplomacia de los pueblos, que es el resultado de la suma de esfuerzos por alcanzar objetivos justos y humanos, afirmó la presidenta de la Comisión de Política Internacional de Diputados, Valeria Silva.

Fue aplicada desde el inicio del Proceso de Cambio, cuando se pasó del diálogo formal entre autoridades a la participación de la población y sus organizaciones sociales. Ejemplo de ello es la forma en la que se encara la causa marítima con el pueblo chileno.

El país tiene una voz poderosa en el mundo

Bolivia posicionó temas que competen a los derechos colectivos, “tiene una voz muy poderosa en las Naciones Unidas, en el concierto de las naciones del mundo”, sostuvo la embajadora de Venezuela en Bolivia, Crisbeylee González.

La presencia del Estado Plurinacional en el mundo tuvo logros importantísimos que merecen estudiarse, dijo la diplomática. Resaltó que uno de los más relevantes fue la declaración del acceso al agua como un derecho fundamentalísimo de los pueblos del mundo y que está plasmada en documentos de la Organización de las Naciones Unidas. “Ésa es una gran victoria para su país”, aseguró.