Contrabando, el principal enemigo de la economía

Foto: Archivo
Militares y personal de la Aduana revisan un vehículo que transportaba mercadería ilegal.

 

Roberto Medina / Especial 13 años de Revolución

Desde 2009, Bolivia es el país con mejor crecimiento económico en la región; sin embargo, el contrabando perjudica una mayor progresión, puesto que sólo desde Chile, en 2018, ingresaron casi $us 3.000 millones de mercadería ilegal, por ello el gobierno del presidente Evo Morales, como ningún otro mandatario boliviano, decidió fortalecer la lucha contra este ilícito.

Debido a que las organizaciones criminales de contrabandistas modernizaron sus actos ilícitos con el uso de teléfonos satelitales, armas de fuego, explosivos, cámaras de visión nocturna y corrompieron a algunos funcionarios bolivianos, el Estado  dispuso como medida inmediata la creación de 25 puestos militares adelantados en la fronteras con Chile y Perú con una inversión de $us 120 millones.

El Viceministerio de Lucha contra el Contrabando y la Ley 1053 de Fortalecimiento de Lucha contra este delito atribuyen, entre otros aciertos, a las Fuerzas Armadas (FFAA) y a la Policía el uso de armas de fuego en igual proporción que los contrabandistas durante los operativos que se realizan en fronteras para interceptar a los clanes que se dedican a este ilícito, ya que se vio por conveniente detener las mercaderías antes de que ingresen al país.

Sólo en la frontera con Chile se detectaron 118 pasos ilegales, por ello se procedió a la voladura de esas rutas ilegales para inutilizarlas, además se dotaron drones, camionetas, cuadratracks, motocicletas y otros elementos a la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) para que realice los patrullajes en las mejores condiciones.

El presidente Morales entregó a las Fuerzas Armadas la responsabilidad de frenar el contrabando y de igual manera pidió la ayuda constante de la gente que vive en las poblaciones fronterizas para ayudar al desarrollo económico nacional y salvaguardar a las industrias.

Estrategia

El objetivo no es incautar más mercadería de contrabando, sino interceptarla en la frontera y evitar que ingrese al país.

Inversión

El Gobierno central comprometió mayor inversión para la adquisición de equipos y la construcción de puestos militares en otras fronteras.

Puestos militares adelantados en los límites con Chile

El presidente Evo Morales entregó a finales de diciembre del año pasado, en el municipio fronterizo de Charaña, el primero de 19 puestos militares adelantados para fortalecer la lucha contra la internación ilegal de mercadería desde Chile.

Durante 193 años, Bolivia careció de estrategias para destruir la agresión (contrabando) planificada, pero en 2018 se hizo un diagnóstico de esta problemática y se visualizó una verdadera política de Estado.

En la actualidad se elaboran estrategias integrales con la colaboración de la Aduana, Policía, Ministerio Público, Servicio de Impuestos y otras entidades.

Una guerra económica que afecta al PIB

El Gobierno de Chile no coopera con Bolivia en la guerra anticontrabando, puesto que sus autoridades permiten el flujo de mercadería ilegal que afecta el crecimiento de la economía, reflejado en el Producto Interno Bruto (PIB).

 Ante la falta de cooperación del país vecino se evidencia una “guerra económica”, situación que afecta hasta en dos puntos el crecimiento de la economía nacional y del PIB, que en 2018 llegó a $us 40.500 millones.

Productores nacionales destacaron la colaboración del Gobierno para evitar el ingreso de mercadería ilegal y fomentar el consumo de productos nacionales.