Nueva era de la seguridad en Bolivia

Foto: Archivo
Policías monitorean las grabaciones de las cámaras de videovigilancia.

 

Roberto Medina / Especial 13 años de Revolución

olivia es el tercer país más seguro de la región; sin embargo, el Gobierno aceptó el reto de ser el primero. El Gobierno invirtió $us 105 millones en la adquisición de equipamiento de última generación y en la construcción del centro de comando y control, en la ciudad de La Paz, para que la Policía pueda atender las necesidades de la ciudadanía lo más pronto posible.

Una vez que se inicie sus operaciones, con el proyecto de seguridad ciudadana BOL-110 —que incluye la instalación de 550 cámaras de videovigilancia con reconocimiento facial y de placas vehiculares, control aéreo con drones, tres buses modernos y equipos de comunicación— Bolivia será el país más seguro de toda la región, ya que el trabajo policial se centrará principalmente en la prevención de los distintos crímenes.

Este presupuesto gubernamental permitió comprar patrullas inteligentes, botones de pánico, kits para taxi seguro y más cámaras, a fin de que la ciudadanía pueda desarrollar sus actividades cotidianas con toda seguridad.

APOYO CONSTANTE 

Desde 2006, el Gobierno central invirtió de manera constante en el equipamiento de la Policía, el incremento de los salarios, la construcción de módulos policiales, estaciones integrales y en la constante formación y actualización de los conocimientos de los agentes.

La adquisición e instalación de cámaras de videovigilancia fue un acierto para mejorar las labores policiales. En los centros de monitoreo se hace un patrullaje virtual que permite detener a los antisociales y remitirlos al Ministerio Público para su posterior sanción carcelaria.

Además, el incremento anual de policías permite reforzar e incrementar la seguridad en poblaciones y regiones que durante más de 180 años estuvieron descuidadas.

PATRULLAJE AÉREO 

En 2012 fueron adquiridos dos helicópteros que dieron inicio al Servicio Policial Aéreo en Santa Cruz, proyecto que ubica a la capital cruceña en la vanguardia de la aerovigilancia en Bolivia. A futuro se prevé que éste se interconecte con el BOL-110 y que su alcance llegue a los nueve departamentos con el sobrevuelo de aeronaves no tripuladas.

El proyecto tiene el objetivo de establecer un sistema integral de comando y control de seguridad urbana, monitoreo fronterizo y seguridad carcelaria en el país, debido a que el uso de cámaras también ayudará a controlar la situación de los privados de libertad de todo el país.