La Revolución Democrática y Cultural se consolida

Foto: Archivo
Las culturas de los pueblos indígena originario campesinos de Bolivia son la fuerza del Proceso de Cambio.

 

Reynaldo J. González / Especial 13 años de Revolución

Bolivia experimenta los cambios más profundos de su historia. El área de las culturas fue uno de los pilares con los principios de interculturalidad, descolonización y Vivir Bien.

Como nunca antes, los pueblos y naciones indígena originario campesinos tomaron la batuta de esta revolución en todos los ámbitos. El orgullo por lo propio, por la diversidad cultural, por las lenguas originarias, por las prácticas y costumbres  caracterizó estos 13 años de gobierno del primer presidente indígena de Bolivia, Evo Morales.

En 2018, la Revolución Cultural se consolidó en diversos ámbitos que marcan el rumbo para los próximos años. En agosto, en pleno corazón de la sede de gobierno, se inauguró un edificio que enaltece los orígenes andinos y amazónicos del país: La Casa Grande del Pueblo, repositorio de grandes murales  y obras de arte que recuerdan la historia del pueblo y las luchas sociales por el agua, por el gas, por la naturaleza y por la democracia. 

También en el ámbito del arte y de la recuperación de las identidades originarias, la gestión pasada estuvo marcada por la inauguración, en la localidad altiplánica de Peñas, de un museo conmemorativo del líder indígena Túpac Katari. Estos dos nuevos centros culturales se sumaron a los muchos otros  fortalecidos durante la gestión de Morales, como el Centro de la Cultura Plurinacional de Santa Cruz o el Museo de la Revolución Democrática Cultural, en Orinoca.  

Para 2019, el Ministerio de Culturas y Turismo tiene previsto inaugurar e iniciar trabajos en otros importantes repositorios culturales, como La Sombrerería, el complejo cultural más grande de Bolivia, en Sucre; el Museo Subacuático del lago Titicaca y el nuevo Museo Arqueológico de Tiwanaku. Estos proyectos son la evidencia de que esta gestión es la que más fondos invirtió en infraestructura cultural en la historia de Bolivia.

Otro ámbito en el que se registraron hitos históricos es el turismo. La gestión se enfocó en la promoción internacional de 15 destinos naturales y culturales ubicados en todo el país, con lo que se incrementó el turismo interno en 4% sólo en 2018.  

A esta tarea contribuyeron notablemente las labores del MCyT, que posicionó a Bolivia como Mejor Destino Verde de América Latina y llevó las culturas a numerosas ferias internacionales. 

La visibilidad de Bolivia en el exterior ingresó en una nueva etapa con el paso del Rally Dakar por ciudades nacionales, lo que volcó los ojos del mundo a maravillas naturales como el salar de Uyuni o el Lago Sagrado. 

En el ámbito de la diversidad cultural, los viceministerios de Interculturalidad y de Descolonización trabajaron con mucha fuerza en llevar los principios de la convivencia armónica entre las culturas a los sistemas educativos y a la vida cotidiana de la población boliviana.  

Como en ningún otro período de la historia, los idiomas originarios fueron enseñados a bolivianos de todas las edades.

 
En el último año, la descolonización fue impulsada en escuelas y colegios mediante la lectura crítica de la obra La revolución india, del intelectual Fausto Reinaga.

En el plano artístico, las manifestaciones de la pintura, la escultura, el dibujo, la danza, el teatro, la música, la artesanía, el arte textil y el cine tuvieron la motivación del Premio Plurinacional Eduardo Abaroa, que año tras año, desde 2011, entrega miles de bolivianos a jóvenes creadores. 

También incursionaron los premios nacionales de cultura y literatura como una forma de reconocimiento a los artistas. En cuanto al ámbito de las letras y el pensamiento, no se puede negar la importancia que en los últimos años emprendimientos como es la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia, del Centro de Investigaciones Sociales (CIS) de la Vicepresidencia del Estado que hasta 2025 tiene programado publicar las 200 obras más importantes de la bibliografía boliviana. El proyecto ya publicó 30 libros de historia, literatura y arte.

Patrimonio cultural, una prioridad del Estado 

Bolivia trabajó para lograr numerosas declaratorias de patrimonio cultural de la humanidad por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). El próximo reto que asumirá el gobierno es la inscripción de la fiesta del Gran Poder de La Paz en la lista de las obras intangibles más importantes del mundo.   

Promoción de las artes: formación y legislación 

Además de los diversos premios que se entregan anualmente a los cultores de las artes en todas sus disciplinas, el Estado asumió un papel fundamental en la promoción artística a partir del establecimiento de centros de formación a nivel licenciatura, como la Escuela Plurinacional de Danza (El Alto) o la  Escuela Andina de Cinematografía (La Paz), dependientes del Ministerio de Educación. 

A estas labores se suman el trabajo en la elaboración de leyes especiales para los ámbitos creativos.

La más importante norma cultural  del último tiempo es sin duda la tan esperada Ley del Cine y el Audiovisual Boliviano, promulgada en diciembre, que tiene como principales objetivos el incremento de la actividad cinematográfica en el país y el resguardo de  la memoria audiovisual. 

En los últimos años, el Ministerio de Culturas y Turismo también consensuó con diversos sectores la elaboración de una ley del artista que se espera sea promulgada en 2019.