Marka Qaqachaka estrena infraestructura educativa

Pobladores de la marka Qaqachaka agradecen por la obra con bailes tradicionales.
Foto: vicepresidencia

La obra beneficiará a 250 estudiantes y 300 familias de esa región
Redacción central / Cambio
El vicepresidente Álvaro García Linera inauguró ayer la unidad educativa Nemecio Barrientos, en la que se invirtieron Bs 2,6 millones, en la marka Qaqachaka del departamento de Oruro, al límite con Potosí.
La infraestructura educativa beneficiará a más de 250 estudiantes y 300 familias de los ayllus Qaqachaka, Cruce Culta, Norte Condo y Distrito Aguas Calientes, de Oruro, y a los ayllus Ucumani, Laymes, Pokuatas y Purakas, de Potosí.
“Necesitamos profesionales qaqachakas y para eso la formación y educación en el colegio tiene que ser de primera, mejor que en las ciudades. Profesores eduquen bien a los jóvenes para que progresen”, afirmó el Vicepresidente.
La unidad educativa Nemecio Barrientos, que ocupa una superficie de 1.032 metros cuadrados, consta de 10 aulas, cada una con capacidad para 30 estudiantes, sala múltiple, sala de juntas, dirección, secretaría, que incluye un depósito de archivos, tres baterías de baños, dos baños para el área administrativa y un depósito.
“Lean mucho, les va a servir para toda su vida, no esperen que les pida el profesor, tienen que saber más que el profesor, eso es disciplina. Ustedes van a ser los constructores de Bolivia, van a dirigir Bolivia, solo se requiere disciplina, esfuerzo, compromiso, cariño por su tierra y lucha por su patria y su gente”, reflexionó el mandatario durante su discurso.
Señaló que gracias a la nacionalización de los hidrocarburos se cuenta con los recursos económicos para concretizar las obras en el país y beneficiar directamente a la población más necesitada con bonos y rentas que les ayudan a mejorar su calidad de vida.
De igual manera, la autoridad nacional destacó la tradicional valentía de los pobladores de esta región, ya que los jóvenes son los primeros en ir al cuartel. Comentó que en tiempos del inca esta valentía fue reconocida con la otorgación de tierras en la zona Sipe Sipe, Cochabamba.