“Es difícil pensar en ir al Mundial”

Carlos Borja está alejado del fútbol, pero su punto de vista es válido.
Tomado de El Diario

La Paz / Reynaldo Gutiérrez

Para el excapitán Carlos Borja, la Selección nacional debe trabajar con más tiempo que las otras selecciones porque sólo así se podrá tratar de equilibrar el nivel. Una mirada distinta de un hombre que sabe de fútbol, de sus éxitos y también sus problemas.

¿Cómo le irá a la Selección con Eduardo Villegas?
Es difícil decir cómo nos irá con Eduardo u otro técnico porque ninguno nos garantiza una clasificación; ni Guardiola, Klopp u otro de prestigio nos asegura ir al Mundial.
Hay que ver el contexto en que se desenvuelve, porque tenemos varias interrogantes como cuáles serán los factores que van a marcar un trabajo bien realizado.
Por ejemplo, creen que estamos bien organizados, que nuestro fútbol es competitivo, que está a la altura de otras selecciones, pero lo que le ha pasado a Bolívar es una muestra de que no estamos bien a nivel internacional; si bien ha hecho un buen partido en Uruguay, igual ha sido eliminado.
Es difícil pensar en una clasificación al Mundial cuando las condiciones en nuestro fútbol son paupérrimas.

¿Qué falta?
El trabajo no solamente es hacer que la Selección sea competitiva, se tiene que hacer una labor integral y de eso hemos hablado mucho, pero hasta ahora no se ha realizado ningún cambio; si bien hemos modificado la estructura, eso no significa que se haya fortalecido las divisiones menores, no se generan nuevos valores, siguen las mismas lacras negociando para distintos puestos en la dirigencia; entonces, bajo ese contexto es muy difícil trabajar con tranquilidad.
No podemos negar que tenemos jugadores competitivos a nivel internacional, pero esos pocos no solucionan todo.
Cómo se puede permitir que un club como Real Potosí tenga dos presidentes y dos equipos, sin saber quién tiene la tuición definitiva. Ahí comienzan los errores que afectan al conjunto del fútbol boliviano.

¿Estamos contra el tiempo?
Absolutamente, cuanto más trabajo necesitamos, tenemos menos tiempo, y ese es el pensamiento de la dirigencia. 
En nuestro fútbol se necesita entrenar más para equilibrar y ser un poco más competitivos, ya se acerca la Copa América de Brasil y hasta ahora no tenemos ni siquiera una reunión de jugadores para ver de qué manera se puede hacer un buen trabajo.
No sé en qué medida favorecerá las fechas FIFA cuando no se está trabajando con el entrenador que se va a quedar hasta el final. Está complicada la situación del fútbol boliviano.

¿Influyó la tardanza en la firma de contrato?
Influyó porque el técnico no tenía la seguridad de ser presentado; entonces, el plan que tiene Eduardo está tardando en ponerse en práctica.
Al técnico nacional hay que valorizarlo. Si a un entrenador anterior se le pagaba una X cantidad de dinero, cuál es el motivo para bajarle a un entrenador boliviano; más allá de que sea mucho o poco, uno hace méritos para llegar a dirigir la Selección. 
En este caso, Eduardo ha hecho méritos para ser el DT, bajo esa perspectiva tiene la potestad y el valor de reclamar lo que realmente vale.
Además, manejar un equipo nacional es motivo de jerarquía, orgullo y habla de la calificación del profesional.

¿Cómo ve el grupo de Bolivia en la Copa América?
Es más o menos accesible, pero hay que trabajar para llegar en las mejores condiciones y pelear para avanzar de fase.
La clasificación de un equipo se basa en el propio rendimiento; si tienes un plantel competitivo, con buena actitud de jugadores y bien preparados, se puede enfrentar a cualquier equipo; las distancias se han reducido, pero si no están preparados, es difícil competir.
Brasil es una potencia, para mí ha sido el mejor equipo del último mundial, además es local y tiene buenos jugadores.
La otra plaza hay que disputarla con Perú, que desde que llegó el argentino Ricardo Gareca y la reformulación de la organización de la Federación Peruana de Fútbol tiene una buena selección, es altamente competitiva.
 No hay que olvidarse de Venezuela, porque desde que asumió Rafael Dudamel hizo unas buenas eliminatorias, torneo en el que ya promocionó a jugadores Sub-20, que hoy es la base para adelante.
Si Bolivia no empieza a trabajar y a tomar en serio la situación, será complicado hacer una buena campaña.

¿Carlos, qué hace hoy?
Estoy dedicado a mis labores personales, he incursionado en el tema de negocios en Cochabamba y a la vez estoy ejerciendo mi profesión de ingeniero comercial. Me va bien y me tiene ocupado.
Por ahora estoy desligado del fútbol. Sigo a Bolívar y espero que pueda recuperar ese fútbol que tenía y que por eso se le llamó Academia.
Entiendo que a nivel nacional no va a tener mucho problema, aunque es muy riesgoso decir que Bolívar no tendrá inconvenientes para salir campeón, porque The Strongest está bien armado al igual que otros equipos grandes.

Hay elecciones a fin de año en Bolívar, ¿se postulará a la presidencia?
No he pensado en esa posibilidad, es difícil porque Baisa se ha adueñado del club y es difícil que pueda salir.
Bolívar a nivel patrimonial no tiene nada, antes era dueño absoluto del Gran Centro, hoy es propietario de un piso; no sé en qué condiciones se dio esa figura, pero duele porque dirigentes como Mario Mercado, Guillermo Monje, Guery Jordán dejaron una institución con un patrimonio consolidado y no hay nada de todo eso. 
Hay que apoyar al club como hincha, fanático, esperando que deportiva e institucionalmente pueda conseguir los títulos que queremos los bolivaristas.

¿Cómo analiza el campeonato Apertura?
Habiendo tantos premios a torneos internacionales se ha desvirtuado la competitividad, los equipos si no clasifican a Copa Libertadores se esfuerzan un poco y buscan el pase a la Sudamericana. 
Parece que las clasificaciones a la Libertadores la hubiesen monopolizado Bolívar, The Strongest, Wilstermann y San José, y que los equipos de Santa Cruz hubiesen bajado el nivel; eso ha incidido en la competitividad del propio torneo.
Para que se vuelva a tener un campeonato más disputado, es importante que los equipos cruceños recuperen el potencial para dar mayor pelea en el campeonato y más expectativa.
Está bien que Bolívar y The Strongest estén continuamente en torneos internacionales, pero eso no le hace bien a nuestro fútbol; si todas las regiones fueran competitivas, de por sí el fútbol boliviano tendría mejor rendimiento a nivel internacional.
No hay renovación de valores, pero sí muchos clubes deudores. 
Antes no nos permitían empatar o ganar 1-0 porque salíamos insultados. Hoy hay mucho conformismo, la cosa es ganar jugando bien o mal.
El fútbol tiene que ser exigente para ser cada día mejor.

--

Perfil
Carlos Fernando Borja Bolívar, exfutbolista cochabambino de 58 años, fue uno de los capitanes de la Selección boliviana que jugó el Mundial Estados Unidos 94.