Hay que inventar algo para que nuestro fútbol mejore

Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Deportes

Hay que inventar algo para que nuestro fútbol mejore

La lluvia de premios en el fútbol boliviano está evitando que nuestro nivel de juego mejore y que los equipos se vuelvan más competitivos. Las cuatro plazas para la Copa Libertadores y cuatro para la Copa Sudamericana premian a más de la mitad de los equipos que participan (14) en nuestra Liga.
Es decir, al final de cada temporada, ocho tienen torneo internacional, cuatro se quedan con las manos vacías, uno juega el descenso indirecto y otro desciende.
Entre esos ocho están los clubes 'grandes', los que con un esfuerzo mediano se comen a los 'chicos' y se turnan en la obtención de los títulos y participan en la copa más apetecible: la Libertadores, que reparte mucho dinero en la actualidad.
Entre esos ocho están también los que, sin hacer una gran campaña, agarran boleto para la Sudamericana y se quedan más que contentos con ese premio.
El resto sabe que no puede pelear con los 'grandes', por falta de condiciones (economía estable y presupuesto mediano) y porque sólo participa, no compite.
Por eso vemos pocos partidos con atractivo y de un nivel aceptable, porque la mayoría enfrenta a 'grandes' y 'chicos' y los resultados son previsibles, con raras y pequeñas excepciones.
¿Qué se puede hacer para que nuestro fútbol sea más competitivo? ¿Cómo se rompe el monopolio de los 'grandes'?
En algún momento alguien sugirió que la Copa Simón Bolívar debería tener un premio internacional. No estaría mal analizar la propuesta. Esa copa se juega sólo para reemplazar al peor equipo de la División Profesional. La perspectiva debería ser otra.
En Argentina, el año pasado se jugó con 30 equipos y ahora se disputa con 26. Pero no somos Argentina. Allá sobran equipos y de buen nivel competitivo. Aquí tenemos que inventar algo y no quedarnos dormidos.