Los sueños hechos realidad

 

Oruro celebra hoy 238 años de la gesta libertaria del 10 de febrero de 1781. En esa fecha, criollos, mestizos e indígenas —ignorados por la historia— de la Villa Real de San Felipe de Austria (Oruro) se levantaron para luchar por la liberación del yugo español que infligió humillaciones y abusos. La presencia del caudillo Sebastián Pagador fue, sin duda, relevante para la sublevación.
La revolución fue el semillero de otras revueltas que sucedieron en el territorio de lo que hoy es Bolivia. 
Durante la etapa republicana, el departamento contribuyó con su mano de obra y sus ingentes riquezas minerales que dieron sustento al Estado e impulsaron el desarrollo de otras regiones.
En la época de los gobiernos neoliberales, el departamento de Oruro fue olvidado y golpeado de forma inmisericorde, porque gran parte de los trabajadores de las minas fueron echados usando el eufemismo de la ‘relocalización’. Los gobernantes de esta etapa de nuestra historia nunca atendieron las demandas y reivindicaciones de este pueblo.
Durante años, los orureños anhelaron hacer realidad sueños como la fábrica de cemento de Sevaruyo —hecho que fue recordado ayer por el Presidente—, el pavimentado de la carretera Oruro-Pisiga, la industrialización del litio del salar de Coipasa, la vinculación caminera de sus provincias, entre muchos otros.
Pero ahora todo esto se ha hecho posible con la llegada de Evo Morales al gobierno y hoy hay muchas razones para celebrar porque todas las obras anheladas se cumplieron. Veamos.
La fábrica de cemento, que está ubicada en el municipio de Caracollo, será inaugurada el 28 de febrero y comenzará a producir 3.000 toneladas del producto cada día, que se destinará sobre todo a la construcción de carreteras. Esta factoría requirió una inversión de $us 306,8 millones.
Además, Oruro se suma a la carrera por la industrialización del litio. La estatal Yacimientos del Litio Bolivianos (YLB) y la empresa china TBEA Baocheng firmaron en pasados días un acuerdo para construir cinco plantas en el salar de Coipasa, con una inversión de 1.320 millones de dólares. La finalidad es producir ácido bórico, bromo puro y bromuro de sodio.
El Presidente inauguró la doble vía Oruro-La Paz, un proyecto anhelado por ambos departamentos, y a esta obra se suman las carreteras Condo K-Uyuni, Oruro-Pisiga, Turco-Cosapa, y ya se cuentan los meses para la inauguración de la doble vía Oruro-Cochabamba. 
Hace seis días, la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) y la española TKS Ingeniería y Electricidad SA firmaron el contrato para la construcción de la Fase II del Proyecto Solar Fotovoltaico Oruro, que inyectará 100 MW al Sistema Interconectado Nacional desde mediados de 2020, con lo que se constituirá en el departamento que contará con la planta solar más grande de Bolivia.
A todos estos proyectos se suman la entrega del aeropuerto internacional, la construcción de cientos de unidades educativas y centros de salud en todos los rincones de Oruro, en el marco del programa Bolivia Cambia Evo Cumple; además de la edificación de represas para asegurar la soberanía alimentaria y el inicio de obras de la Planta Industrializadora de Quinua en Soracachi. 
Éstos son los resultados del Proceso de Cambio liderado por Evo Morales Ayma.
Oruro es una tierra de gente que lucha por sus ideales, que impulsa el desarrollo de su terruño, hospitalario con todos y cultor de sus manifestaciones culturales como el Carnaval, que ostenta el título de Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. ¡Felicidades, hermanos orureños!