Romero: Nueva CPE fue la base para la revolución boliviana

La Constitución Política del Estado fue aprobada por el pueblo boliviano.
Foto: Cambio

 

Víctor Hugo Chambi / Cambio – Edición impresa

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, sostuvo que la nueva Constitución Política del Estado (CPE), promulgada en 2009, es la base de la Revolución Democrática y Cultural, en la que se formuló todo un programa de Estado.

“Lo que hizo la Constitución Política del Estado es formular el programa de Estado, el programa estratégico de la revolución boliviana y cultural (...). Es una Constitución no sólo significativa en la historia de Bolivia, sino en el mundo, porque es una Constitución que prácticamente refundó Bolivia”, dijo en una entrevista con los medios estatales.

Recordó que en 10 años de vigencia de la CPE hay carreteras construidas, más de 120 mil viviendas entregadas mediante un programa social, el inicio de un proceso de industrialización y se redujo la pobreza.

También se amplió la participación política de las mujeres,  la representación plurinacional de los pueblos indígenas y otros sectores como los campesinos, trabajadores, clase media y jóvenes, además de haberse consolidado las autonomías.

Romero destacó que la CPE se caracteriza por la defensa de los derechos humanos. “Reconoce una amplia carta de derechos, 91 artículos dedicados a derechos humanos; creó garantías constitucionales no sólo para los derechos individuales, sino también para los derechos colectivos”, agregó.

La Carta Magna es significativa en la historia de Bolivia y el mundo, porque “es una Constitución que prácticamente refundó Bolivia”, constituyéndola en un Estado Plurinacional, el segundo después de Ecuador.

“Históricamente nos habíamos manejado fingiendo que éramos una sociedad europea o fingiendo que éramos una sociedad solamente euro-occidental, por eso nuestras instituciones y nuestras leyes eran copias de Europa, eran traducciones”, complementó sobre la situación de las anteriores constituciones.

El titular de la cartera de Gobierno aseveró que la CPE estableció control estratégico de los sectores económicos por parte del Estado, reconociendo que la estructura económica del país es heterogénea, en la que se respetan las inversiones públicas, privadas y comunitarias.

A su juicio, la Carta Magna boliviana es exitosa porque “introdujo mecanismos de participación y consulta ciudadana directa”, mediante los cuales se realizaron casi medio centenar de referendos en los diferentes niveles de gobierno.

“Tenemos muchos motivos para estar contentos con la materialización de los contenidos en la Constitución, que por lo menos tiene todavía una larga vida, por lo menos unas cuatro décadas más de vida en la regulación del Estado boliviano”, complementó la autoridad.

El 7 de febrero de 2009, el presidente Evo Morales —en un multitudinario acto en la ciudad de El Alto— promulgó la nueva Constitución Política del Estado, dando paso a la refundación del país, después de que el documento fue trabajado y aprobado por una Asamblea Constituyente que deliberó durante año y medio recogiendo las propuestas populares.