Romero: Gobierno de Goni estaba arrodillado al FMI

Carlos de Mesa y Gonzalo Sánchez de Lozada.
Foto: Cambio

 

G.P.B. - Cambio / Edición Impresa ​

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó ayer que el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos de Mesa estaba “arrodillado” ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) y por eso aplicó el ‘impuestazo’ en 2003.

Para la autoridad, esa medida económica fue la causa para el enfrentamiento entre efectivos policiales y militares, con el saldo de más de una treintena de fallecidos y unos 200 heridos.

“Esa fecha es una página de las más negras de la historia de Bolivia porque el régimen neoliberal de Sánchez de Lozada y Carlos de Mesa perdió el rumbo de la historia y del Estado”, declaró según cita ABI.

Consideró que ese hecho le pasó una alta factura a ese régimen neoliberal, porque en octubre de ese año no pudo contener el descontento y movilización social que definió su propia caída.

A juicio de Romero, es bueno repasar la historia porque el pueblo que no mira su pasado no puede proyectar exitosamente su futuro, en referencia a los sucesos de febrero de 2003.

Afortunadamente, ya no son organismos multilaterales los que definen los impuestos o ministros que priorizan el uso de la fuerza para resolver los conflictos en función de los intereses extranjeros, declaró.

En referencia a Carlos Sánchez Berzaín, indicó que fue “un ministro sanguinario porque sin ningún criterio mandó a las Fuerzas Armadas a intervenir al entonces Grupo Especial de Seguridad (GES) y ahí se originó el enfrentamiento entre militares y policías”.

En tanto, el ministro de Comunicación, Manuel Canelas, afirmó que “el impuestazo de 2003 mostró el fracaso económico del modelo: nunca llegó el desarrollo por goteo y el país terminó quebrado. También el fracaso político: el excluyente grupo dirigente, huérfano de apoyo social, provocó un enfrentamiento fratricida en la misma plaza Murillo”.