Los Demócratas están divididos sin remedio

Samuel Doria Medina y Rubén Costas, después de la ruptura de la alianza.
Foto: Archivo

 

Gonzalo Pérez / Edición Impresa ​

La diputada por Unidad Demócrata (UD) Jimena Costa manifestó ayer que la división dentro de Demócratas (alianza entre Unidad Nacional y Movimiento Social Demócrata) no tiene solución. 

“Nunca se va a resolver porque no se pueden transar valores y principios. Yo no entré a cubrir a corruptos, entonces sentarme con alguien que lo hace no tiene sentido. Las divisiones en la oposición son irresolubles”, dijo la legisladora.

Recordó que la ruptura en la bancada de los Demócratas se produjo el primer año, cuando ella denunció al diputado Amílcar Barral por hechos de corrupción, motivo por el que éste fue suspendido; sin embargo, parte de esa bancada salió al paso con el argumento de que no se podía delatar a un compañero porque “los trapitos sucios se lavan adentro”.

“Ahí nos peleamos con los que vienen de muchos años de hacer política, de estar metidos en esta Asamblea y a quienes les parece que a nombre de no ser funcionales hay que ser encubridores y cómplices”, afirmó la diputada Costa.

Lamentó que no es el único caso que se dio a conocer, sino que existen otros, como el de su colega María Calcina, quien denunció al diputado Gonzalo Barrientos por extorsión.

En ese sentido, dijo que la posibilidad de sentarse junto con quien se peleó por temas éticos para resolver un cargo es inaceptable para ella.

“Por eso prefiero quedarme en el llano, pero no puedo ponerme a transar con gente que sigue reproduciendo las viejas prácticas de la política que la sociedad ya no quiere ver”, sostuvo la legisladora.