Agenda de Estado

 

Desde los años 40 del siglo pasado, Bolivia tuvo al menos nueve planes de gestión pública, varios de ellos influenciados por EEUU, que no consiguieron sacar al país de la pobreza. En 2006 cambió esa tendencia y ahora se cuenta con la Agenda del Bicentenario, una propuesta hecha por los bolivianos que busca, entre otros aspectos, la disminución de la extrema pobreza y el salto a la industrialización.

-Uno de los primeros planes en el período mencionado fue el “Bohan”, surgido debido al interés de EEUU de contar con el estaño boliviano para fabricar armas. El presidente de entonces, Enrique Peñaranda, pidió a cambio una fórmula “para crecer”. 

En respuesta, Washington envió a Merwin L. Bohan, quien elaboró un plan que recomendaba —en 1942— crear un sistema nacional de carreteras para conectar la producción con los centros de consumo, entre otros aspectos. 

-Otro plan fue el realizado por José Ortiz Mercado, artífice de la Estrategia Socio-Económica del Desarrollo Nacional. Sostuvo que el esfuerzo interno es el motor esencial del país para salir del atraso y la miseria. Afirmó que “el Estado es, en los países atrasados, la locomotora que debe alcanzar la liberación nacional y la erradicación de la marginalidad que sufre la mayoría de las naciones. Liberación nacional significa, en consecuencia, conquistar el mayor grado posible de autonomía económica, política, cultural y social”, según reseñó Andrés Soliz Rada en 2004. 

-Una tercera muestra fue el Plan Quinquenal de Desarrollo Económico y Social de Hugo Banzer, vigente en el marco de la Doctrina de Seguridad Nacional impulsada por EEUU.

-En 1982 se implementó la propuesta de rehabilitación y desarrollo socioeconómico durante la gestión de Hernán Siles.

-En 1985, bajo el justificativo de “Bolivia se nos muere”, el MNR aplicó la Nueva Política Económica vía el Decreto 21060, que introdujo el neoliberalismo al país con el asesoramiento del economista norteamericano Jeffrey Sachs.

Este proyecto neoliberal tuvo matices como la Revolución de la Conducta, durante la gestión de Jaime Paz Zamora; el Plan de Todos, de Gonzalo Sánchez de Lozada; los Cuatro Pilares (incluida la propuesta de “coca cero”), de Hugo Banzer, y el planteamiento Obras con Empleos, de Sánchez de Lozada y Carlos de Mesa.

Esta gama de proyectos se pusieron en marcha en el marco de una relación de dependencia/influencia de  EEUU. 

En 2006, el país cambió de rumbo después de la revuelta popular de 2003 y la llegada de Evo Morales al gobierno. Se puso en marcha el Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo, el cual se tradujo en crecimiento económico, redistribución de la riqueza, reducción de la pobreza, inclusión social, y estabilidad política, entre otros aspectos.

En ese sentido, el presidente Evo Morales explicó los 13 pilares de la Agenda del Bicentenario, una ruta para alcanzar el progreso y desarrollo de Bolivia al 2025. Los pilares son:  1.- Erradicación de la extrema pobreza. 2.-  Socialización y universalización de los servicios básicos para Vivir Bien. 3.- Salud, educación y deporte para la formación de un ser humano integral. 4.-  Soberanía científica y tecnológica con identidad propia. 5.- Soberanía comunitaria financiera sin servilismo al capitalismo financiero. 6.- Soberanía productiva. 7.- Soberanía sobre nuestros recursos naturales con nacionalización, industrialización y comercialización en armonía y equilibrio con la Madre Tierra. 8.- Soberanía alimentaria 9.- Soberanía ambiental con desarrollo integral respetando los derechos de la Madre Tierra. 10.- Integración complementaria de los pueblos con soberanía. 11.- Soberanía y transparencia en la gestión pública bajo los principios: “no robar, no mentir y no ser flojo”. 12.- Disfrute y felicidad plena de nuestras fiestas, nuestra música, nuestros ríos, nuestra selva, nuestras montañas, nuestros nevados, nuestro aire limpio y nuestros sueños. 13.- Encuentro soberano con nuestra alegría, felicidad, prosperidad y nuestro mar.

Frente a esta Agenda de Estado, la oposición aún no difundió ninguna propuesta alternativa de país.