El cambio climático genera crisis en la economía global

Foto: Archivo
El nivel del mar subió en 3,7 mm en el último año. La situación preocupa al planeta.

 

BBC Mundo / Cambio

Los impactos del cambio climático se están acelerando, incluyendo sus efectos físicos y financieros, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El reporte fue presentado en Nueva York, en la misma semana en que la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) afirmó que las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el principal gas de invernadero, aumentaron el año pasado un 1,7% debido al alto consumo de energías no renovables.

El período comprendido entre 2015 y 2018 constituye los cuatro años más calientes desde el inicio de los registros a mediados del siglo XIX.

“Este informe deja muy en claro que los impactos del cambio climático se están acelerando”, afirmó Samantha Hepburn, profesora del Centro de Energía y Derecho Ambiental de la Universidad Deakin en Australia.

“Sabemos que si la trayectoria actual de concentración de gases de invernadero continúa, las temperaturas aumentarán de 3 ºC a 5 ºC para fin de siglo en comparación con niveles preindustriales. La temperatura global ya aumentó 1ºC” y eso debería preocupar.

El informe de la OMM presenta numerosos ejemplos del impacto financiero del cambio climático, incluyendo los siguientes: costo de los huracanes Florence y Michael en Estados Unidos.

Así, Florence se debilitó antes de tocar tierra en Carolina del Norte en septiembre del año pasado, pero causó lluvias extremas e inundaciones, especialmente en regiones costeras.

El huracán Michael tocó tierra en octubre en Florida con vientos intensos y marejadas ciclónicas (inundaciones causadas por vientos que empujan la superficie oceánica). Por lo menos 53 muertes fueron asociadas con Florence y 49 con Michael.

Los daños combinados de ambos huracanes se estimaron en cerca de $us 49.000 millones, de acuerdo con la OMM.

América Latina y el Caribe, en cambio, soportaron pérdidas que se estimaron en 2018 en 248 millones de toneladas, un 8% menos que la producción récord de 2017. 

La mayor parte de la caída se debió a sequías que redujeron las cosechas de maíz en los principales países productores de Sudamérica, especialmente Argentina y Brasil, según señala la OMM.

El informe destaca además dos raros eventos de nevadas en la región. En junio, el frío intenso causó nevadas en el distrito central de Santiago, en Chile, algo inverosímil.

Por otra parte, se registraron temperaturas de -14°C en Bolivia, y 40 cm de nieve en Perú. 

En agosto, una rara nevada afectó partes de Uruguay cuando un frente frío se desplazó en el sureste del país y causó granizo también en Argentina. 

Olas de calor e incendios forestales

Más de 1.600 muertes se registraron en 2018 en Europa, Japón y Estados Unidos debido a olas de calor e incendios forestales.

El informe señala que el impacto del calor no solo es una de las mayores amenazas para la salud, sino que también tiene “efectos económicos en cascada”, por ejemplo, la pérdida de capacidad de trabajo y productividad, y la disminución en la capacidad de respuesta de los servicios de salud. Las olas de calor suelen ser acompañadas además de apagones que pueden perturbar la infraestructura de energía, transporte y agua.

En Australia y Estados Unidos, por ejemplo, decenas de miles de personas quedaron sin electricidad durante olas de calor en 2018, cuando la demanda energética de sistemas de aire acondicionado excedió la capacidad de la red eléctrica. 

Otro fenómeno relacionado con olas de calor es el mayor riesgo de incendios forestales. El informe cita los incendios de noviembre que arrasaron la localidad de Paradise, en California. Se reportaron 85 muertes, la mayor pérdida de vida en un incendio forestal en Estados Unidos en un siglo.  

El informe de la OMM divulga también datos nuevos sobre otros indicadores cruciales. El nivel del mar siguió subiendo y a 3,7 mm en 2018.