Bolivia brilla como destino de inversión

 

El foro global de inversionistas realizado ayer en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, fue la excelente oportunidad para que Bolivia explique ante los actores globales empresariales/económicos las ventajas de traer su dinero a un país en crecimiento que ya brilla como destino de la inversión.

El evento fue la IX Reunión Anual de Inversiones realizada en los Emiratos Árabes, uno de los países más ricos del mundo, sustentado en una economía con un elevado ingreso por persona y un considerable superávit comercial anual. 

A ese encuentro de talla global fue invitado el presidente Evo Morales, quien —acompañado de una delegación de empresarios bolivianos— explicó que la seguridad jurídica, la estabilidad social, política, el crecimiento económico, la ubicación geográfica y los recursos como el litio, los hidrocarburos y los minerales, hacen del país un atractivo destino para las inversiones mundiales. El Jefe de Estado recordó, por ejemplo, que Bolivia tiene 17 mil kilómetros cuadrados de litio (considerado el oro blanco), la mayor reserva del mundo.

“Bolivia ofrece grandes oportunidades de inversión por su ubicación geográfica y de acceso a los mercados (...), convocamos al sector privado, a los inversionistas a vincularse con Bolivia en estos temas estratégicos”, sostuvo Morales, quien luego complementó en Twitter: “(…) proyectamos inversiones para nuestra querida #Bolivia. Como nunca en nuestra historia tenemos estabilidad política y económica con inclusión social; por eso nos invitan a participar en estos espacios”.

Uno de los aspectos explicados por el Presidente fue la seguridad jurídica para la inversión extranjera privada o estatal. La Constitución Política del Estado aprobada por el voto de los bolivianos establece una economía plural en la que se respetan las inversiones del Estado, del sector privado y del sector asociativo.

El artículo 306 de la Ley de Leyes señala que “La economía plural está constituida por las formas de organización económica comunitaria, estatal, privada y social cooperativa” y el 308 deja en claro que “El Estado reconoce, respeta y protege la iniciativa privada, para que contribuya al desarrollo económico, social y fortalezca la independencia económica del país (…) Se garantiza la libertad de empresa y el pleno ejercicio de las actividades empresariales, que serán reguladas por la ley”.

El crecimiento económico sostenido que puso al país como líder en Sudamérica, fue otro de los temas que despertó el interés de los inversionistas. El modelo boliviano y el manejo de Morales permitieron alcanzar una expansión promedio del 4,5 y 5% en los últimos años.

Por ello, los asistentes al foro económico quedaron impresionados. “Saben que hay crecimiento económico, saben que hay estabilidad política y social, pero sobre todo nuestro modelo económico llama la atención”, agregó el Jefe de Estado tras reunirse no solo con inversionistas de Dubái, sino con empresarios de China, Rusia y Europa.

Este brillo del modelo boliviano para la inversión extranjera se manifestó recientemente en los ocho acuerdos con la India, el anuncio de inversiones millonarias, así como en los negocios y alianzas estratégicas con potencias como Rusia y China.  

Esta inserción del país en el escenario internacional tiene una característica fundamental: ya no depende, como hace 13 años o más, de la decisión de Washington, sino de la voluntad del pueblo boliviano.

Quedaron atrás los años en que los presidentes debían mendigar en el extranjero para pagar sueldos o aguinaldos, consultar decisiones clave con gobiernos foráneos o implementar “impuestazos” a costa del bolsillo del pueblo.

Ahora, el país está en pleno salto hacia la industrialización y la tecnología (que impulsará mayor crecimiento económico y desarrollo), y la inversión extranjera puede acelerar ese proceso rumbo a la Agenda del Bicentenario.