Bolivia dejó de ser un país ignorado

 

Mientras el presidente Evo Morales se desempeña en las ligas mundiales de la economía logrando acuerdos históricos/millonarios con India, Emiratos Árabes Unidos y Turquía, los sectores opositores carecen de un proyecto alternativo de país y solo plantean achicar el Estado (reducir ministerios) o condicionar el doble aguinaldo. 

Días atrás, el Jefe de Estado se reunió con el mandatario de la India, Shri Ram Nath Kovind, quien preside el séptimo país más extenso del planeta y uno de los más poblados, 1.240 millones de habitantes.

Ambas autoridades firmaron ocho acuerdos bilaterales para el desarrollo económico mutuo y concretaron una primera fase de inversiones empresariales por 32 millones de dólares. 

Además, India otorgó a Bolivia un crédito de 100 millones de dólares que serán utilizados para instalar una industria de medicamentos para combatir el cáncer. 

Por otro lado, Morales fue el único mandatario invitado a la Novena Reunión Anual de Inversiones de los Emiratos Árabes Unidos, uno de los países más ricos del mundo, donde se congregaron empresarios de diversas partes del mundo.

Allí, el Presidente explicó que la seguridad jurídica, la estabilidad social, política, el crecimiento económico, la ubicación geográfica y los recursos como el litio, los hidrocarburos y los minerales, hacen del país un atractivo destino para las inversiones mundiales. Recordó, por ejemplo, que Bolivia tiene 17 mil kilómetros cuadrados de litio (considerado el oro blanco), la mayor reserva del mundo.

Presentó a los inversionistas globales el Tren Bioceánico para conectar el océano Atlántico con el Pacífico y un nuevo puerto de acceso a la Hidrovía Paraguay-Paraná, para llegar al Atlántico.

También propuso un centro de conexión aeroportuario en la ciudad de Santa Cruz para integrar Sudamérica con el mundo y la industrialización del litio. “Saben que hay crecimiento económico, saben que hay estabilidad política y social, pero sobre todo nuestro modelo económico llama la atención”, explicó Morales tras reunirse no solo con inversionistas de Dubái, sino con empresarios de China, Rusia y Europa.

Antes de emprender su retorno al país, el Jefe de Estado se entrevistó con su similar de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, con quien afianzó una relación comercial que llegará a 500 millones de dólares en inversiones. 

Turquía donará al país 18 máquinas procesadoras de quinua con la finalidad de incrementar las exportaciones del grano andino, además de un quirófano para el trasplante de riñón.

A fin de año, una delegación estatal y empresarial turca visitará Bolivia, país que le vende chía, quinua y oro, además de otros productos. 
Entre los temas más importantes que abordaron con Erdogan está la industrialización del litio y las inversiones en infraestructura. 

En el primer trimestre del próximo año, la aerolínea Turkish Airlines llegará a Bolivia. 

Estos resultados fueron destacados por el presidente Morales en su cuenta de Twitter con los siguientes términos: “Muy contentos e impresionados por el interés de relacionamiento, cooperación e inversión que confirmamos en históricos acuerdos bilaterales y visitas de Estado con India, Emiratos Árabes Unidos y Turquía. #Bolivia dejó de ser un país ignorado, ahora somos dignos y respetados”.

Mientras tanto, en el país, el candidato Carlos de Mesa propuso achicar el Estado. “Idealmente habría que disminuir” el número de ministerios a unos “15 y 16” (en la actualidad son 20), dijo.

Luego propuso condicionar el pago del segundo aguinaldo a temas de productividad.