El grupo terrorista trató de asesinar al presidente Morales

Foto: José Lirauze
El presidente Evo Morales (centro), durante el gabinete ampliado en el buque multipropósito, en 2009.

 

Redacción central / Cambio - Edición Especial

El 3 de abril de 2009 se desarrolló una sesión de gabinete ampliado en el buque multipropósito de la Armada, en el lago Titicaca, y el grupo de Eduardo Rózsa tenía la intención de acabar con la vida del Jefe de Estado en esa jornada.

Durante la interpelación del 9 de mayo de 2014, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, demostró que Rózsa Flores, en la casa de Ignacio Villa Vargas ‘El Viejo’, afirmó que tenía intenciones de matar al presidente Evo Morales.

“Mie... de haberlo sabido con tiempo lo de la sesión del Gobierno que tuvieron en el Titicaca el otro día, habría mandado a uno de estos vestido de rana y les vuelo el barco; estaban todingos, no faltó uno”, dijo Eduardo Rózsa en un churrasco, según un video que fue mostrado en dicha sesión.

En la interpelación, el titular de Gobierno detalló que un grupo de parlamentarios de oposición de aquella legislatura mantenía contacto con los integrantes de la célula terrorista.

El 16 de abril de 2009, luego del operativo en el hotel Las Américas, el vicepresidente Álvaro García Linera denunció que el grupo de mercenarios pretendía atentar contra su integridad y la del Jefe del Estado, entre otras autoridades.

Informes de Inteligencia de la Policía daban cuenta de que los integrantes del grupo liderado por Rózsa asistían a varios actos públicos del Presidente para hacer seguimiento de sus desplazamientos y de los de algunos ministros.

El ministro Romero demostró —basado en documentos de la Comisión Especial Multipartidaria de la Cámara de Diputados, que investigó el caso— que hubo un intento de magnicidio. 

Días después, el fiscal Sergio Céspedes, miembro de la comisión de fiscales que estaban a cargo de esa pesquisa, no descartó la posibilidad de indagar el intento de asesinato al presidente Evo Morales.

“Mientras existan y se descubran indicios sobre otros hechos, es posible investigar de acuerdo con la importancia que tengan”, expresó en 2015, poco antes de iniciar el juicio oral por el caso de separatismo.

Desde el principio, los sectores opositores al Gobierno pretendían demostrar, sin éxito, que no hubo intento de magnicidio, tal como reveló en aquel entonces el actual embajador de Bolivia en las Naciones Unidas, Sacha Llorenti.

“Quieren hacernos creer que no pasó nada en los últimos años, cuando en Bolivia se desarticuló un grupo terrorista y separatista que pretendía dividir al país”, indicó en un informe oral ante el Senado.

Llorenti apuntó a la logia ‘Los caballeros del oriente’ como uno de los principales financiadores del grupo de mercenarios que llegaron al país para planificar el asesinato del Presidente y la separación de la denominada ‘media luna’ de ese entonces, conformada por Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija.
 
HUBO OTRO INTENTO

El 22 de diciembre de 2008, el entonces ministro de Gobierno, Alfredo Rada, desveló la existencia de otro plan para asesinar al presidente Morales, el cual fue organizado por la extrema derecha boliviana.

“Desde hace algunas semanas, los organismos de Inteligencia del Estado recibieron información sobre planes que se estarían trabajando con relación a un magnicidio, que provendrían de organizaciones de la derecha”, dijo.

El plan consistía en que un campesino, pagado por los opositores, aprovecharía una concentración con gente del Chapare para terminar con la vida del Jefe del Estado Plurinacional.

En 2015, documentos de WikiLeaks revelaron que el plan fue organizado desde Estados Unidos.

Tádic y Tóásó admitieron sus intenciones de magnicidio

En febrero de 2015, Mario Tádic y Elöd Tóásó fueron sentenciados a cinco años y diez meses de cárcel por su participación en un plan de atentado contra el presidente Evo Morales.

El juez del Tribunal Primero de Sentencia, Sixto Fernández, fue el encargado de dictar la condena en una audiencia en La Paz, en la que los dos ciudadanos europeos admitieron su culpabilidad en el atentado que podría haber dado fin a la vida del Jefe de Estado y sus ministros. 

Ambos eran integrantes de un grupo de mercenarios dirigido por Eduardo Rózsa Flores, quien falleció en el operativo policial realizado en el hotel Las Américas en 2009.

Fernández explicó en aquel entonces que había elementos probatorios para que se dicte esa condena, que ratifica la existencia de un intento de magnicidio.

Tádic nació en Cochabamba y participó en la Brigada Internacional que luchó para Croacia bajo el comando de Rózsa.

Tóásó fue el encargado del manejo informático del grupo y sus conexiones a internet. Era amigo de la infancia de Magyarosi, quien falleció en el hotel Las Américas.