Presidente rinde homenaje a Ivirgarzama por sus 50 años

Autoridades nacionales, departamentales y municipales, y dirigentes de organizaciones sociales en el acto.
Foto: Raúl Martínez

 

Luis Fernando Cruz Ríos / Cambio - Edición Impresa

El presidente Evo Morales rindió homenaje y participó ayer en los actos protocolares preparados por los 50 años de creación de la valerosa población de Ivirgarzama, en el municipio de Puerto Villarroel, departamento de Cochabamba.

“Nuestro reconocimiento a #Ivirgarzama, a todas sus fuerzas políticas y sociales, en su 50 aniversario. Es la población más grande del trópico, por lo que hemos construido muchos colegios; el hospital de segundo nivel está garantizado y ya está en construcción una doble vía”, escribió en su cuenta de Twitter.

En la sesión de honor, el Jefe de Estado recordó que desde esa región, los afiliados a las seis federaciones del trópico, junto a otras organizaciones sociales pertenecientes a la Central Obrera Boliviana (COB), dieron dura batalla al modelo económico impuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), que condicionaban la privatización de las empresas estatales y la erradicación de la hoja de coca a cambio de conceder créditos financieros.

Señaló que el 15 de abril de 1999, los medios de comunicación en el país informaban sobre el plan estratégico acordado entre el gobierno del ahora prófugo de la justicia Gonzalo Sánchez de Lozada y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por su sigla en inglés) para erradicar 18 mil hectáreas de coca en el trópico de Cochabamba y reubicar a 25 mil familias productoras en otras regiones del país, compromiso que no se cumplió.

Motivo por el que Estados Unidos exigió a su sucesor, Hugo Banzer Suárez, y a su vicepresidente Jorge Tuto Quiroga, que honren el acuerdo de ‘opción cero (coca cero)’, pero pudo más la unidad y la resistencia de las organizaciones sociales al chantaje del neoliberalismo, no solo para defender la sagrada hoja, sino los recursos naturales para los bolivianos.

“Ahora podemos recordar, hermanas y hermanos, cómo ha sido tan importante la unidad en base al movimiento campesino del trópico de Cochabamba, que era la síntesis de la pobreza en Bolivia; aquí venimos del interior del país para mejorar nuestra situación económica, en los distintos sectores; sin embargo, había políticas de desalojarnos y quitarnos nuestras tierras, convertir a ocho empresarios en dueños de la zona del trópico de Cochabamba, desde el Isiboro Sécure, en la frontera con Beni, hasta la frontera con Santa Cruz, y convertir al movimiento indígena originario campesino en obreros agrícolas”, sostuvo Morales.