Educación fortalece el nivel secundario de los colegios

Un alumno muestra el Manual de Laboratorios que distribuyó el Ministerio de Educación.
Foto: Ministerio de Educación

 

Juan René Castellón Quisbert / Cambio - Edición Impresa ​

En el período neoliberal, la educación en el nivel secundario quedó “rezagada”, y ahora el presidente Evo Morales logró mejoras de manera “acelerada”, sentenció ayer el ministro de Educación, Roberto Aguilar. 

“Aquel modelo estancó la secundaria”, dijo en una entrevista concedida a radio Patria Nueva.

Explicó que el proceso denominado Reforma Educativa, impulsado por gobiernos anteriores, solo se circunscribió a primaria y abandonó los últimos cursos. 

Por ejemplo, señaló que antes de la puesta en vigencia de la Ley Avelino Siñani-Elizardo Pérez el currículo de las asignaturas superiores era aprobado por el dictador Hugo Banzer, en 1975. 

“Antes de 2005, los neoliberales que impulsaron la reforma enviada por Estados Unidos, con la Ley 1551, no priorizaron secundaria”, apuntó. 

Con la llegada de Morales esta situación cambió de modo “acelerado”. 

Aguilar enumeró las modificaciones a la situación anterior.  Sostuvo que el Jefe de Estado edificó, con el programa Bolivia Cambia Evo Cumple, hasta el momento, 5.000 infraestructuras. Señaló que antes existían otras 5.000, con lo que actualmente se cuenta con 10 mil, en las que funcionan 16 mil unidades educativas en todo el territorio. 

Con laboratorios

“Una de las cosas que cambió fue que el Presidente solicitó a los municipios proyectos completos, es decir que contemplen  espacios administrativos, de reuniones, salas de laboratorio y de computación”, rememoró la autoridad del área educativa. 

Recordó también que en esta gestión se entregaron computadoras a los estudiantes de quinto y sexto de secundaria, así como a los docentes de todos los niveles. 

Otro de los aspectos fundamentales que cambió en los últimos años fue la relación docente-estudiante. Hasta 2005, en el nivel superior existían 1.038.000 alumnos y 25 mil profesores, con una relación de un poco más de 41 educandos por cada uno de los maestros.

Y en las gestiones recientes se elevó el número de jóvenes, pero a su vez se duplicó el de educadores. Las cifras de Aguilar indican que en 2018 los primeros subieron a 1.196.000 y los segundos a 57 mil. Con lo que la ecuación bajó a 20 adolescentes por cada normalista. 

Aguilar subrayó que con el aumento de maestros, la relación entre los de primaria y secundaria superó la disparidad que antes favorecía a los primeros hasta en 80%.

Destacó que ahora se cuentan con docentes más cualificados que antes, pues se estableció que la formación en las normales sea de cinco años, cuando antaño era solo tres. 

Una de las consecuencias de esa mejora tanto en infraestructura como en equipamiento y entrega de laboratorios a colegios con este nivel de formación fue el descenso del índice de deserción escolar. 

Hasta 2005 estaba en 8%, pero el año pasado se situó en 3,73%, apuntó Aguilar.

En esa línea de mejoras, el miércoles Morales entregó equipos para laboratorios de física, química, biología y geografía para 1.800 unidades educativas en el país con una inversión de 98,7 millones de bolivianos. 

Avanza la modernización educativa en el país

La distribución de equipos para laboratorios de biología, física, química y geografía, que inició el miércoles el presidente Evo Morales, fue la segunda. La primera llegó a 1.000 establecimientos y se realizó el año pasado. Y la de esta semana alcanzará a 1.800, con lo que esta modernización abarcará a 2.800. 

Si se considera que en el país existen 4.400 establecimientos de secundaria, solo falta proveer a 1.600, que recibirán esos materiales el siguiente año, detalló ayer el ministro del área, Roberto Aguilar.  

Para la entrega de 2019, las unidades educativas deben poseer las condiciones necesarias para su funcionamiento, indicó la autoridad, lo que significa que deben contar con un aula, mesones y los servicios de agua y electricidad. 

 Aguilar señaló que se pidió a las autoridades municipales que garanticen esos requerimientos para entregar los laboratorios.