El VAR revoluciona las sensaciones en el fútbol

Guardiola pasó en un instante de la alegría y la tristeza y eliminación.
Foto: AFP

París / AFP
Loco de alegría y luego devastado, el DT Josep Guardiola vivió un auténtico ascensor emocional lleno de dramatismo el miércoles con el Manchester City en la Liga de Campeones. La estrella del duelo de cuartos ante el Tottenham fue el videoarbitraje (VAR), cuya “revolución de los sentimientos” sigue generando debate.
El español pensaba haber logrado que su City pasaba a las semifinales de la champions cuando su atacante Raheem Sterling engañó al arquero de los ‘Spurs’, Hugo Lloris, en el tiempo añadido de un partido loco en el Etihad Stadium.
Guardiola gritó de alegría, apretó los puños, celebró como un hincha más en su espacio... hasta que el árbitro invalidó el gol por un fuera de juego que no pasó desapercibido para los asistentes de vídeo.
“Todos los que dicen que el VAR iba a destruir la emoción en el fútbol tendrían que haber estado ahí”, comentó ayer el diario The Times. 
“El VAR ha sido introducido para suprimir las secuencias dramáticas, pero es exactamente lo contrario lo que pasó”, describe también The Daily Mail, otro diario británico, para describir los momentos de enorme tensión y emoción que se vivieron en ese partido.
“Del infierno al paraíso”, fue como definió el defensa Toby Alderweireld lo que vivió con sus compañeros del Tottenham, que ya había vivido otra alegría ‘en diferido’, hasta que el árbitro validó tras un visionado el tanto de los londinenses en el minuto 73 por medio del español Fernando Llorente, que parece tocar primero el balón con el codo, según imágenes difundidas ampliamente en las redes sociales.
El debate ya agitaba a los analistas y aficionados. La llegada del VAR a la Liga de Campeones no ha hecho más que dar un altavoz todavía más importante a esas discrepancias entre defensores y detractores.
Para muchos críticos, el nuevo sistema pervierte de alguna forma la esencia del fútbol, construida durante décadas con golpes de alegría inmediata y errores para la historia.

--

Se necesita tiempo para adaptarse a su aplicación

“Todos necesitaremos todavía tiempo para adaptarnos a esta revolución de los sentimientos”, escribe el diario francés L’Équipe, que celebra “esa vuelta excepcional de cuartos de final” entre Manchester City y Tottenham.
Agrega que el VAR “dibuja una forma de justicia con temporizador que nos deja alterados”. 
En cambio, para la revista Cahiers del Fútbol, especializada en deportes, la asistencia en vídeo ‘mata’ el espíritu del juego.
“Divide las emociones en dos, uno ya no se atreve a reaccionar en el momento. Y luego se reacciona ante una decisión del VAR en lugar de ante el propio gol”, escribe en Twitter.
Marsella vivió una situación parecida, en los últimos segundos del partido de la Ligue 1 francesa entre Marsella y Nimes.
En el descuento, cuando el Marsella dominaba 2-1, el árbitro pitó un penal contra los locales después de una mano en el área de Bouna Sarra, pero dio marcha atrás luego de revisar la imagen. El Velodrome, que se preparaba para una gran decepción, explotó de alegría, como si el Marsella hubiese marcado un gol.
Hace dos años, cuando el VAR daba sus primeros pasos en Francia, surgieron cuestionamientos.
“Están matando un poco los partidos”, dijo Layvin Kurzawa. Antes del videoarbitraje “todo el mundo cometía errores, los árbitros también, y eso formaba parte del fútbol, debería continuar así”, apuntaba.
“No es desestabilizante, pero sí molesto porque hay que esperar para celebrar un gol”, estimaba Antoine Griezmann, privado de un gol en posición adelantada en un amistoso con España.
El arquero Hugo Lloris admitió que las decisiones del VAR eran justas, pero compartió también sus sensaciones, estimando que su aplicación puede “matar las sensaciones tras un gol”.
El mismo Lloris al que el miércoles le benefició tanto la aplicación del VAR para la clasificación europea del Tottenham.