‘Vice’ entrega enseres y víveres a un hogar de niñas en Tarija

Las internas se toman fotos y conversan con el Vicepresidente.
Foto: Vicepresidencia

 

Redacción central / Cambio/Edición Impresa
El vicepresidente Álvaro García Linera visitó ayer el hogar de niñas Moisés Navajas, en la ciudad de Tarija, donde entregó una serie de víveres y enseres  que benefician a 38 internas. 

En el acto especial, el Vicepresidente entregó electrodomésticos, prendas de vestir, refrigeradores, computadoras portátiles, televisores, lavadoras, material escolar, sábanas y alimentos secos, tales como siete saquillos de arroz, 29 de fideo, ocho de harina y 10 cajas de aceite. 
“Nunca habíamos esperado esto, hoy nos da mucha emoción que nos acompañe en este día.  Gracias por la donación, a nosotras nos sirve y es una ayuda para salir adelante”, expresó una de las niñas. 
El centro de acogida denominado Moisés Navajas se fundó en 1934, después de la Guerra del Chaco. En un principio acogió a varones y mujeres, pero con el tiempo se convirtió en un centro solo para niñas y adolescentes que ahora recibe la ayuda de la Iglesia católica y la Gobernación de Tarija a través de un convenio. 
García Linera llegó al lugar para conocer las necesidades de las menores y planificar cómo ayudarlas en el futuro. 
En ese contexto, se comprometió a pagar una beca de estudio y una vivienda social a Mariana, que este año termina su formación en secundaria. “El día de tu cumpleaños te vamos a regalar una casita propia, cuando cumplas los 18 años”, afirmó. 
Mariana será la primera persona en Bolivia que obtendrá una casa al cumplir la mayoría de edad gracias al programa de vivienda que implementa el Gobierno nacional. 
“Es un placer para mí y todas mis hermanas saber que hay personas que se preocupan por nosotras, que día a día están ahí para brindarnos su apoyo y saber que podemos contar con alguien en cualquier momento.  Doy gracias a Dios porque nos ha puesto a ustedes en nuestro camino”, expresó la adolescente en agradecimiento al Vicepresidente y la atención que recibe de las religiosas del hogar. 
La autoridad de Estado también agradeció el cuidado y enseñanzas de las personas que administran esa institución y se comprometió a trabajar en medidas que contribuyan a un mayor apoyo en la formación profesional de las internas.
“Voy a planificar cómo ayudar a las siguientes generaciones porque no se van a quedar aquí siempre”, complementó la autoridad, quien escuchó a todas las niñas y personal del hogar. 
La directora de la institución relató que de lunes a viernes las internas se levantan a las 06.30 para desayunar y luego asistir a la escuela o colegio, porque en Tarija el ingreso es a las 07.30. En la tarde, luego del almuerzo, se dedican a realizar sus tareas y los oficios de limpieza para después jugar o realizar actividades deportivas. 
Los niños son lo más sagrado de un país 

“Me duele todo lo malo que les han hecho a cada una de ustedes, nadie tiene derecho de maltratar a una niña o niño. La persona que maltrata a una niña no está con Cristo, le da la espalda a un ser humano”, reflexionó el Vicepresidente. 
En este sentido, recomendó a las menores siempre cuidarse entre ellas, denunciar cualquier maltrato, no callar, defender sus derechos y, pese a los obstáculos que se les presenten, luchar siempre por salir adelante. 
“Nunca olviden que cada una de ustedes son muy valientes y siempre habrá personas que les ayude, pero no olviden que ustedes son muy valientes”, reiteró.
García Linera hizo un recorrido por las instalaciones de la institución y compartió una torta con las internas. 

Labor social 

-A cada una de las niñas y adolescentes que ingresan al hogar de niñas se les restablecen sus derechos, como el de identidad y seguro de salud. Además pueden acudir a las escuelas o colegios, según corresponda. 
- Las religiosas se ocupan de las internas hasta que cumplen los 18 años.