Bolívar sonríe firme y seguro en la punta

El Celeste goleó ayer a Guabirá y se escapa como líder solitario.
Foto: Jorge Mamani

 

La Paz | Cambio
Bolívar disfruta del liderato del torneo Apertura. Goleó ayer a Guabirá por 3-0 y se consolidó en la cima con 41 puntos.
La Academia sufrió en el primer tiempo para alcanzar el objetivo, porque accionó su fútbol con desorden sobre todo en la defensa, sin comunicación y desesperado, pero en el segundo período destrozó al cuadro montereño con buen toque de balón, precisión, pases filtrados y en profundidad.
En tanto, la visita se plantó bien en el inicio, con buena marca de la mitad para atrás, generó rápidos contragolpes por las dos bandas, pero sus delanteros no estuvieron finos en la definición; en la etapa complementaria se vio sorprendido con el cambio de actitud del local, bajó su ritmo de juego, aflojó en la marca y se vio superado fácil en velocidad.
La buena actuación del arquero Jhon Jairo Cuéllar, que tapó por lo menos media docena de pelotas con sello de gol, impidió que el resultado sea más abultado. Le ahogó el gritó de gol a Jorge Pereyra, en dos ocasiones; le sacó la pelota de los pies a Marcos Riquelme; desvió dos disparos de Miguel Callejón, y tapó un remate a quemarropa de Erick Cano.
Las opciones rojas: al minuto de juego, Kevin Ríos remató y el balón pegó en el travesaño. Tres minutos después, Fran Supayabe remató solo ante Saidt Mustafá, que atajó.
Reaccionó el cuadro celeste y un minuto más tarde, Pereyra disparó y Cuéllar despejó. Luego, Callejón, Riquelme y Cano no pudieron definir.
Antes del cierre de la primera parte, Miguel Ángel Ríos probó un remate que Mustafá mandó al tiro de esquina.
En el complemento, la Academia volvió con otra actitud, más concentrado y con mayor velocidad en la ofensiva.
A los 50’, Miguel Ríos desestabilizó a Cano dentro el área grande y el árbitro Hostin Prado sancionó penal, que Riquelme transformó en gol.
Con el control en su poder, el local generó más llegadas sobre el arco rival. A los 54’, Jorge Pereyra definió con claridad un pase medida de Cano. 
En la sucesión de oportunidades, Juan José Orellana remató dos veces cerca del palo izquierdo de Cuéllar, y Joel Fernández, con panorama a disposición y sin marca inexplicablemente elevó la pelota por encima     
del arco.
 A los 64’, el mismo Pereyra selló la goleada del Celeste, que sonríe feliz en la punta, seguido por Nacional (37), que sorpresivamente perdió ayer en casa ante Aurora por 1-0.