Argentina oferta bajar tarifas para que Bolivia llegue al Atlántico

La reunión bilateral entre autoridades bolivianas y argentinas.
Foto: Freddy Zarco

 

J. C. Ch. / Enviado Especial - Edición Impresa

Durante la visita oficial que hizo ayer el presidente Evo Morales a la Argentina, el mandatario Mauricio Macri ofreció bajar las tarifas a la carga boliviana que está en tránsito por su país para llegar al océano  Atlántico a través de la Hidrovía Paraguay-Paraná.

Macri “reiteró el interés en aumentar el volumen de las cargas transportadas por Bolivia a través de los ríos de la región, impulsando medidas para continuar bajando costos, facilitar el comercio fluvial, fomentar la navegación y la operatoria portuaria, en particular en la Hidrovía Paraguay-Paraná”, cita parte del comunicado conjunto que Morales y Macri firmaron en la Casa Rosada.

A tono con esta estrategia para consolidar la integración fluvial, ambos mandatarios destacaron “la importancia de la creación del Consejo Estratégico para el Aprovechamiento de Puerto Busch y de la Hidrovía Paraguay-Paraná (Ceapb-Hpp), en el marco de los esfuerzos para potenciar la utilización de esa vía navegable como salida natural de Bolivia hacia el océano Atlántico”.

El Ceapb-Hpp fue constituido por mandato del Decreto Supremo 3826, el cual define como integrantes a los ministros de Relaciones Exteriores; Gobierno; Defensa; Planificación del Desarrollo; Economía y Finanzas Públicas; Obras Públicas, Servicios y Vivienda; además de tres relegados de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia y similar representación de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz.

Esta entidad tiene la atribución de “aprobar las estrategias y lineamientos para emprender acciones concretas destinadas al aprovechamiento de Puerto Busch y de la Hidrovía Paraguay-Paraná”.

Precisamente para consolidar esta integración los gobiernos de Bolivia y Argentina determinaron unir fuerzas con el fin de tener una mayor presencia en el Atlántico y trabajar de manera conjunta en el desarrollo de la Hidrovía Paraguay-Paraná.

A esa misión se sumará la reubicación de la zona franca otorgada a Bolivia en Rosario, en virtud del Acuerdo de 1969, y que como efecto de un pacto de marzo de este año se estableció la “devolución del predio” emplazado en cercanías del Monumento a la Bandera.

Lo que se busca con este traslado es “darle mayor funcionalidad (al puerto) y fortalecer el comercio boliviano a través de la Hidrovía para conectarse con el Atlántico”, indicó Morales durante una declaración conjunta con Macri.

En efecto, en el comunicado conjunto se ratifica el compromiso “de restituir el actual predio en los plazos estipulados y definir los aspectos referidos a la relocalización de la Zona Franca de Bolivia en la ciudad de Rosario a un nuevo espacio con las mismas o mejores condiciones estipuladas en el Acuerdo de 1969, que potencien la asociación estratégica entre ambos países”.

Sostienen que “de esta manera, se integrará plenamente al Estado Plurinacional de Bolivia al sistema logístico, portuario y productivo de la Hidrovía Paraguay-Paraná, a través de una moderna zona franca que cumpla con los requisitos de infraestructura que demanda el sistema de transporte fluvial actual, seguro, eficiente y competitivo”.

La Hidrovía, que tiene una longitud aproximada de 3.300 kilómetros, vincula a Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Sus primeros 890 kilómetros están en territorio brasileño, hasta que el río Paraguay conforma la frontera entre Bolivia y Brasil, y —más adelante— entre Brasil y Paraguay.

Dicho río, a partir de la desembocadura del río Apa, penetra en territorio de Paraguay hasta que recibe el aporte de las aguas del río Pilcomayo, punto donde pasa a ser la frontera entre Argentina y Paraguay. Desde la confluencia de los ríos Paraguay y Paraná hasta llegar a Nueva Palmira, la Hidrovía recorre territorio argentino, cita un informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Morales destacó la importancia de este gran “proyecto de integración” y señaló que es parte de un conjunto de acciones que alienta Bolivia y que incluye la ejecución del Corredor Ferroviario Bioceánico, que unirá los puertos de Ilo (Perú) y Santos (Brasil).