Bolivia dejó de mover 91.660 toneladas de carga por el puerto de Arica

Flujo comercial en el puerto chileno de Arica.
Foto: Archivo

 

Freddy Grover Choque C. / Cambio - Edición Impresa

En 2018, el puerto de Arica, en Chile, perdió 91.660 toneladas (t) de carga debido a la estrategia boliviana de diversificar sus puntos de ingreso y salida comercial, a fin de no depender “a plenitud” del muelle chileno, informó la Administración de Servicios Portuarios-Bolivia (ASP-B).

David Sánchez, gerente de la entidad portuaria, precisó que Arica perdió 18.886 t de carga contenerizada, 12.917 t de granel y 59.857 t de carga fraccionada respecto al volumen transferido en 2017, cuando alcanzó a 3.157.032 t.

“En los últimos años, Bolivia desarrolló un plan de diversificación de puertos, cuyo fin es lograr un tratamiento justo para el comercio exterior, con salidas por el puerto de Ilo (Perú) y por la Hidrovía Paraguay-Paraná a la que se integra con terminales propias, como puerto Busch, Jennefer, Gravetal y Aguirre”, dijo Sánchez en entrevista con el periódico digital portalportuario.cl.

El gerente detalló que en los últimos 15 años Bolivia tuvo un crecimiento económico sostenido, que a su vez repercutió en un mayor movimiento de carga a través de los puertos tradicionales, siendo necesaria la generación de condiciones para el comercio exterior y el uso de puertos alternativos para una mayor competitividad. 

En ese entendido, se desarrolló un plan de diversificación de puertos para que las mercancías en tránsito tengan un tratamiento justo, en condiciones adecuadas y de acuerdo con sus requerimientos.

Bolivia llevó a cabo convenios operativos y empresariales con Uruguay y Paraguay para consolidar el tránsito comercial por la hidrovía, el cual es fundamental para acceder al Atlántico. Además, se reactivó la relación con Perú al constituir al puerto de Ilo en un muelle prioritario para la exportación e importación de productos. Asimismo, se gestionan reuniones con las autoridades portuarias de Argentina para reactivar el puerto de Rosario, el cual fue otorgado a Bolivia en 1969, pero que quedó en plena ciudad, por lo que se analiza trasladar la zona franca a un lugar más cercano a la hidrovía.