Evo Morales entrega represa y sistema de riego en Uturunku

La obra, que se encuentra en el trópico, irrigará al menos 247 hectáreas de cultivos de papa, cebolla, tomate, maní, frijol y maíz.
Foto: Ministerio de Comunicación

 

Luis Fernando Cruz Ríos / Cambio - Edición Impresa

El presidente Evo Morales entregó ayer una represa y un sistema de riego, con una inversión de 30.283.981 bolivianos, que permitirán irrigar 247 hectáreas de cultivos en la comunidad Uturunku, municipio Mizque del departamento de Cochabamba.

El proyecto, ejecutado a través del Fondo Nacional de Inversión Productiva (FPS), en el marco del programa Mi Riego, mejorará la calidad de vida de 263 familias agricultoras de papa, cebolla, tomate, maní, frijol y maíz de la zona y de comunidades aledañas.

De acuerdo con el informe técnico, la obra, de 34,5 metros de altura de hormigón armado y un ancho de 15 metros, que almacenará 1.260.000 metros cúbicos del recurso hídrico, cuenta con un sistema de riego y de descarga con toma, tuberías de distribución de 10.430 metros lineales, cinco pasos de quebrada, una cámara rompe presión, dos cámaras macromedición, 21 cámaras de purga de aire y 10 cámaras de purga de lodo, todas sujetas a medidas de mitigación ambiental.

“Entregamos una represa y un sistema de riego en Mizque, #Cochabamba; con esto garantizamos alimentos y ahora tenemos que ver cómo industrializar. En el campo somos trabajadores, debemos hacer más represas y cuidar las tierras productivas, pensando en nuestras nuevas generaciones”, escribió el Presidente en su cuenta de Twitter.

El Jefe de Estado, acompañado del director del FPS, Vladimir Sánchez, autoridades ediles y pobladores, recordó que la entrega de pequeñas, medianas y grandes obras es gracias a la nacionalización de los recursos naturales, por la lucha de los movimientos sociales y del pueblo boliviano.

En ese contexto, pidió a los alcaldes del país que trabajen en proyectos de construcción de represas, en zonas altamente productivas para garantizar los cultivos agrícolas en el marco del plan de soberanía alimentaria.

Por lo que encomendó evitar construir viviendas en espacios dedicados a la siembra y hacerlo en las serranías; caso contrario, en 50 años, las zonas con alta vocación productiva se convertirán en ciudades como Cochabamba.

“Mi recomendación, compañeros, al pie del cerro, un poco ahí haremos casas, lindos edificios, pero esa parte (campos) hay que respetar. En el valle alto ya está empezando a llenarse de viviendas, yo tengo mucha preocupación, de aquí a 20, 30 años va a estar lleno de casas, y ¿dónde vamos a producir comida?”, preguntó.

Morales insistió en que la dirigencia de los movimientos sociales debe enseñar a las nuevas generaciones sobre la importancia de garantizar la producción agrícola y cuidar la tierra donde existe riego.