Cero tolerancia a la corrupción

 

La reestructuración de la Policía cruceña y la baja de dos oficiales presuntamente vinculados al narcotráfico, junto a otras acciones, son una señal fuerte de la política gubernamental de “cero tolerancia a la corrupción”. 

Esta política no es nueva, está inspirada en las culturas ancestrales y plasmada en la Constitución Política del Estado, artículo 8, que señala: “El Estado asume y promueve como principios ético-morales de la sociedad plural: ama qhilla, ama llulla, ama suwa (no seas flojo, no seas mentiroso ni seas ladrón)”. 

La Agenda del Bicentenario, entre otras disposiciones, también destaca la importancia de la lucha contra la corrupción como uno de sus pilares para consolidar una Bolivia digna y soberana en los siguientes términos: “Soberanía y transparencia en la gestión pública bajo los principios de no robar, no mentir y no ser flojo”.

Es en ese contexto que el presidente Evo Morales, tras enterarse de las denuncias contra algunos policías presuntamente involucrados con las sustancias controladas, instruyó al ministro de Gobierno, Carlos Romero, “actuar con todo el peso de la ley y de manera rápida y contundente con los efectivos de la Policía que tengan algún vínculo con el narcotráfico. Nuestra institución está para luchar contra el delito y cuidar al pueblo”. 

Tras esa instrucción, Romero determinó las siguientes acciones: 1.- La reestructuración de todas las unidades dependientes del Comando Departamental de Santa Cruz, que incluye nuevos destinos para más de 100 efectivos de la FELCC. 

2.- La baja del coronel Gonzalo Medina Sánchez, del capitán Fernando Moreira y de todos los involucrados en actos delictivos.

3.- Ampliar la investigación a otros dos oficiales, una sargento y los directores nacionales y departamental (Santa Cruz) de Interpol.

4.- Incluir en los expedientes  personales una declaración jurada de vínculos familiares.

 
5.- Implementar la prueba del polígrafo a los jefes y de manera aleatoria a otros uniformados. 

6.- Cambio de todo el personal del sistema disciplinario. 

7.- Suspensión de las admisiones a la Anapol.  

Además de ello, el Ministerio Público ejecutó  17 allanamientos a inmuebles en la ciudad de Santa Cruz, entre ellos, viviendas de Medina y Moreira. Al menos siete personas fueron aprehendidas. 

Esta política de cero tolerancia a la corrupción fue ratificada por el Jefe de Estado, quien ayer informó que instruyó “al Ministro de Gobierno, mano dura con esos policías, algunos oficiales involucrados en corrupción que no respetan el esfuerzo de todos y todas. No se va a perdonar a quienes están metidos con el narcotráfico en la Policía”. 

Frente a esas señales fuertes contra la corrupción de algunos policías vinculados al narcotráfico, sectores de la oposición aprovecharon para reaccionar en dos sentidos:

Unos recurrieron a términos político/electorales ya que apuntan al ministro Romero, quien ayer les respondió que no tiene nada que esconder. “Ahora algunos aprovechan, dicen que se investigue, que investiguen lo que quieran, el Ministro de Gobierno no tiene nada que esconder en absoluto”, dijo en entrevista con la Red Patria Nueva.

Otros opositores, como la senadora Carmen Eva Gonzales, solicitaron el retorno de la Agencia antidroga (DEA) norteamericana.

“Debería retornar la DEA porque ha hecho un buen trabajo”, sostuvo la legisladora de oposición, según el reporte de Erbol.

Gonzales fue quien encabezó la firma de una carta pidiendo la intervención del Presidente de Estados Unidos  en asuntos internos de Bolivia. 

Esa misiva derivó en un repudio general, ya que se vulneraba la soberanía de Bolivia.