La exitosa campaña de recolección de libros Bolivia Lee

La campaña de recolección de libros Bolivia Lee, impulsada por el Ministerio de Educación, logró reunir 162.504 textos en los nueve departamentos, cuyo objetivo es equipar 500 bibliotecas comunitarias a lo largo del territorio nacional.
Las bibliotecas tienen el firme propósito de reforzar la educación y promover el hábito de la lectura en niños y adolescentes de las unidades educativas —tanto del área urbana como rural— y abrir o compartir el acceso a un mundo de conocimientos. 
La lectura de libros, de ficción y no ficción, debe formar parte de la cotidianidad de los estudiantes y para ello es importante e imprescindible la participación de padres de familia, profesores, facilitadores, además del concurso de instituciones y organizaciones como municipios, gobernaciones, ministerios y otros para fomentar la cultura lectora en la población.
Hay que destacar que las brigadas recolectoras —conformadas por servidores públicos del Ministerio de Educación, soldados, premilitares de las Fuerzas Armadas y voluntarios— cumplieron un trabajo destacable, loable e incansable en favor de la campaña Bolivia Lee, que culminará en septiembre, cuya meta es acopiar alrededor de 200 mil textos.
También hay que destacar a la población que se acercó a los diferentes puntos para donar un libro. Es menester halagar el espíritu desprendido de la editorial Santillana y el club de lectura JRR Tolkien Bolivia, que entregaron miles de ejemplares con el fin de diseminar el conocimiento.
La población que desee donar algún libro puede hacerlo en oficinas del Ministerio de Educación, o a través de las brigadas que están ubicadas en plazas y parques, y en las direcciones departamentales de educación en las principales ciudades del país.
El Ministerio de Educación prevé que a partir del 24 de mayo se inaugurarán estos espacios de lectura en las comunidades y en las cárceles para coadyuvar en el proceso de reinserción social de las personas privadas de libertad.
Las bibliotecas se nutrirán de libros de consulta de primaria y secundaria, de literatura nacional y mundial, diccionarios, enciclopedias y otros que donó la población. Datos estadísticos nos muestran que en 2013 se recolectaron 80 mil libros; en 2014, más de 86 mil; en 2015, más de 136 mil; en 2016, 230 mil; en 2017, 180 mil y en 2018, 151 mil libros. Año que pasa crece la donación.
Pero la política del Ministerio de Educación es integral, pues también puso en marcha los clubes de lectura, ya que leer nos transporta a un mundo de conocimientos, despierta nuestra imaginación, nos permite conocer historias y/o personajes, explorar mundos desconocidos, y estimula el razonamiento y la capacidad de comprensión. 
Bolivia tomó —a lo largo de estos 13 años— medidas revolucionarias como la drástica reducción del analfabetismo. En 2008 fue declarada nación libre de analfabetismo por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Otro paso importante fue la promulgación de la Ley de Educación Avelino Siñani-Elizardo Pérez, que tiene el objetivo de que la enseñanza sea universal, gratuita y sin discriminación. En consonancia con estos hechos, el 5 de septiembre se declaró el Día Plurinacional de la Lectura.
Por estas razones, la campaña Bolivia Lee es una actividad que hay que ponderar, destacar, elogiar y apoyar porque beneficia en la educación de todos los estudiantes del país.