3,2 millones de bolivianos salen de la pobreza

Infografía: Javier Pereira

 

Juan René Castellón Quisbert

Entre 2005 y 2017, en 12 años de gestión del presidente Evo Morales, 3,2 millones de personas salieron de la pobreza en el país, según la Memoria de la Economía Boliviana 2017 del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas. 

Según ese documento, en el período definido, 1,5 millones de ciudadanos salieron de la pobreza moderada y otros 1,7 millones de la pobreza extrema.

Según el texto, esas cifras indican que en la primera categoría se disminuyó en 12 años de 60,6% en 2005 a 36,4% en 2017. 
Respecto al segundo indicador, el balance señala que bajó de 38,2% a 17,1% de la población boliviana. 

Estas mejoras fueron posibles por la aplicación de políticas sociales de redistribución de la riqueza y por el crecimiento de la economía boliviana, entre otros factores.  

Economía apunta a los bonos Juana Azurduy de Padilla, para madres gestantes y neonatos, y el Juancito Pinto, para estudiantes de primero de primaria a sexto de secundaria. Además de la Renta Dignidad, que llega a los ancianos mayores de 60 años. 

Los tres benefician al 50,1% de los bolivianos. 

De acuerdo con ese despacho, en el país se mantuvo la entrega de estos pagos, mientras que en las naciones vecinas se los recortó. 

También enumera las otras políticas que permitieron que 3,2 millones de personas hayan salido de la pobreza en ese lapso, como el programa Bolivia Cambia Evo Cumple, mediante el cual se realizan construcciones de escuelas, campos deportivos y mercados, principalmente; el de postalfabetización “Yo sí puedo seguir”, para que los alfabetizados continúen su formación; Mi Agua, mediante el cual se realizan instalaciones de agua potable en el área rural, entre otros. 

Según la Cepal, la pobreza se define como una carencia de bienes o servicios indispensables para que una persona pueda vivir.

Para cambiar esta situación, el gobierno de Evo Morales aplicó políticas sociales para disminuir los indicadores, según Economía. 

Con esas medidas, el país cumplió con una de las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, que consistía en reducir la extrema pobreza a la mitad entre 1990 y 2015, es decir, alcanzar un nivel de 24,1%, pero esta se cumplió anticipadamente en 2011, cuando este indicador se situó en 21,0%, el cual posteriormente continuó descendiendo. Y no solo consiguió lograr esos objetivos internacionales, sino que también llevó la delantera en la disminución de la cantidad de pobres en la región. 

Entre 2005 y 2017, Bolivia redujo ese indicador en 21,1 puntos porcentuales, seguido de lejos por Ecuador, que lo hizo en 12,9, al igual que Perú.

Los países que tuvieron los menores descensos fueron Uruguay y Paraguay, con 2,3  y 3,4 puntos porcentuales, respectivamente, según el informe de Economía.

Esta cartera de Estado también resalta el incremento de los ingresos de las personas, que derivó en un aumento de la clase media. 

Este sector poblacional creció de 3,3 millones (35,0% del total de la población) en 2005 a 6,5 millones de habitantes (58%) en 2017. 

“Es decir, las bolivianas y los bolivianos poseen mayor capacidad de compra de alimentos, vestimenta, servicios y otros, además del aumento de su capacidad de ahorro”, indica el documento.

El Programa de las Naciones Unidas para la Población (PNUD) identificó que en la última década 1,7 millones de ciudadanos pasaron de la clase baja a la clase media.