Castillo de Arena y depósitos inusuales

 

En marzo de 2009, la Policía Federal de Brasil desarrolló la operación denominada Castillo de Arena, que investigó indicios de fraude financiero de la constructora Camargo Correa —que operaba en 40 países—, así como “donaciones” ilegales a políticos y pagos a funcionarios públicos para asegurarse licitaciones. 

En el informe de dicha operación se revela el código “Bol” en referencia a “Bolivia Roboré-El Carmen”, es decir, al proyecto carretero Roboré-Puerto Suárez, cuyo proceso de licitación empezó en 2004, a través de decretos firmados por el entonces presidente Carlos de Mesa.

En Castillo de Arena se mencionó 17 veces a Bolivia, puntualizando tres iniciales: C. Morales, G.G. – N.S.C. y C.M. 

El año pasado, una Comisión Mixta de la Asamblea Legislativa Plurinacional analizó los casos Odebrecht, Lava Jato y Castillo de Arena e inició una investigación para identificar quiénes son las personas tras dichas iniciales con el fin de establecer responsabilidades en los sobornos que hubo a cambio de la adjudicación de la obra mencionada.

Según dijo entonces la diputada Susana Rivero, hay pruebas de que la persona con las iniciales “C Morales” recibió $us 450 mil; mientras que “CM” se benefició con $us 150 mil.

En el informe de la Comisión, que fue remitido a la Fiscalía, figuran como directos responsables: Carlos Eduardo Mario Morales Landívar, ministro de Obras Públicas del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada; Jorge Nicolás Peredo Flores, exgerente general del Servicio Nacional de Caminos; Luis Humberto Landívar Pereira, exgerente de Construcción del Servicio Nacional de Caminos; y Mario Avelino Moreno Viruez, ministro de Obras Públicas.

En el caso de quienes deberían ser investigados por posibles sospechas de movimientos bancarios se encuentran: Carlos Diego de Mesa Gisbert, expresidente; Carlos Eduardo Mario Morales Landívar; Carlos Silvestre Alarcón Mondonio, viceministro de Justicia y ministro interino de Obras Públicas en la gestión de Carlos de Mesa.

Además de Carlos Silvestre Romero Mallea, viceministro de Energías Alternativas e interino de Obras Públicas en el gobierno de Carlos Mesa; Luis Carlos Jemio Mollinedo, ministro de Hacienda del gobierno de Carlos de Mesa; Luis Humberto Landívar Pereira, exgerente de Construcción del Servicio Nacional de Caminos; Jorge Nicolás Peredo Flores, exgerente general del ex-Servicio Nacional de Caminos; y Mario Avelino Moreno Viruez.

Según Rivero, se hallaron tres indicios que vinculan a De Mesa. 

“El señor Carlos Mesa solo en cuentas en Bolivia trabaja con cinco bancos y una Mutual. Y tiene 16 cuentas bancarias, y en ellas, hay movimientos inusuales o sospechosos en varias de sus cuentas”, sostuvo la diputada el 6 de noviembre de 2018 en declaraciones a radio Panamericana, reportó el portal Urgentebo.com (link disponible en el sitio https://www.urgentebo.com/noticia/rivero-dice-que-mesa-tiene-16-cuentas-... )

 
Según la legisladora, en las cuentas bancarias del expresidente hay depósitos de $us 10 mil, $us 30 mil y hasta $us 60 mil, que no tienen justificación, por ello se clasifican como movimientos inusuales, aclaró.

En ese marco, hace pocos días se descubrió que uno de esos depósitos en favor de De Mesa fue efectuado por el ahora excoronel de la Policía Gonzalo Medina, quien es procesado por delitos vinculados al narcotráfico. La Fiscalía, encargada de las investigaciones, citó al exmandatario para el lunes 6 de mayo a fin de que preste sus declaraciones. 

En un tuit, De Mesa consideró que la indagación busca inhabilitar su candidatura presidencial.