Expectativa por entrega de dúplica en el caso Silala

Foto: Archivo

 

Fernando del Carpio Z.

Con fundamentos históricos y científicos, Bolivia encara su defensa del Silala, y aunque no trascendieron los alcances, hay expectativa por la entrega de la dúplica a la Corte de La Haya este 15 de mayo.

“La parte legal no la conozco, es reservada, no se conoce la posición oficial. Lo único que se sabe públicamente es que Bolivia ha contrademandado y solicitado a la Corte que establezca que los canales de drenaje que están en territorio boliviano le pertenecen a Bolivia y Chile no tiene ningún derecho sobre ellos”, dijo Andrés Guzmán Escobari, economista y experto en política internacional.

Guzmán refiere que por los estudios que se han realizado anteriormente, los argumentos bolivianos estarían en el hecho de que las aguas han sido canalizadas, “de que Chile las ha utilizado de manera unilateral, y a lo largo de la historia se ha visto que Chile dispone de las aguas como si fuesen suyas”.

Con la presentación de la dúplica se cerrarán los alegatos escritos en el caso caratulado por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) como “Disputa sobre el estatus y uso de las aguas del Silala (Chile c. Bolivia)”. 

Para encarar la defensa, el Gobierno conformó equipos jurídicos y técnicos nacionales e internacionales, los que se reunieron tanto en el país como en La Haya, sede de la CIJ.

Por la forma en la que se llevan estos casos en la Corte, se conoce muy poco sobre la fundamentación boliviana para rebatir la posición chilena que asegura que el Silala “es un río de curso internacional”.
 
“fluyen artificialmente”

El presidente Evo Morales, después de que Chile presentó su réplica el 15 de febrero,  reiteró que las aguas del Silala “fluyen artificialmente” hacia el lado chileno y que la posición boliviana en este tema tiene fundamentos científicos.

“Nuestra contramemoria se fundamenta en estudios e investigaciones geológicas, geofísicas, hidráulicas, hidrológicas, hidroquímicas y medioambientales, que confirman que un caudal considerable de las aguas del Silala fluye artificialmente hacia el territorio chileno”, escribió el Jefe de Estado boliviano en Twitter.

Sin ningún tipo de compensación para Bolivia, han transcurrido 110 años de la concesión otorgada por la Prefectura de Potosí a la empresa chilena Antofagasta Railway (23 de septiembre de 1908). A principios de la década del 60 dejaron de utilizar las locomotoras a vapor, y las aguas fueron vendidas a las empresas mineras del norte de Chile.

Obras de ingeniería

En el hipotético caso de que la CIJ  determine que las aguas son compartidas, Guzmán considera que el máximo tribunal de las Naciones Unidas “debe pronunciarse sobre lo que Bolivia ha solicitado, el tema de los canales artificiales”.

“Yo no veo cómo la Corte puede decir otra cosa. Bolivia dice que tiene derecho sobre los canales que están en su territorio, lo cual es incontrovertible, no se puede ni siquiera discutir porque no hay forma de que un país tenga soberanía en territorio de otro”, aseveró. 

En esa misma línea, el excanciller Javier Murillo de la Rocha  no se cansa de afirmar que el Silala no es un curso de agua internacional porque no tiene un flujo natural. “Para que eso ocurra se ha tenido que hacer tubería y canales; entonces, se está transportando el agua, son captaciones  especiales de obras de ingeniería”, explicó.

Con base en esas consideraciones, Murillo señala que la posición de Bolivia tiene que mantenerse firme en hacerle ver a la Corte de La Haya  que se trata de agua transportada, de flujo forzado.

Para el excanciller boliviano, de no haberse hecho las obras de ingeniería —las captaciones, la tubería, los canales, la mampostería—, “esa agua hubiera estado dispersa únicamente en territorio boliviano, en los bofedales y manantiales de nuestro territorio; se ha forzado a que vaya por tubería y canales, y no hubiera bajado nunca sin las obras que Chile pidió permiso a Bolivia para realizarlas en 1906”. 
Karen Longaric, doctora en política internacional, afirmó que la Corte de La Haya definirá la naturaleza jurídica del Silala, “si es un río internacional como plantea Chile o son bofedales bolivianos”.

Estudios  científicos

El ministro de Justicia, Héctor Arce Zaconeta, que forma parte del equipo jurídico, afirmó que la respuesta boliviana a la demanda chilena incluye estudios técnicos, científicos, hidráulicos e hidroquímicos, que fueron realizados durante bastante tiempo y con la máxima responsabilidad por instituciones como el Instituto Danés de Hidrología, reconocido a escala internacional. 

“Es una respuesta muy clara, muy contundente y científica”, dijo Arce, quien destacó la presentación de la contrademanda. Además, indicó que el país utiliza, una vez más, el derecho internacional bajo la premisa “pacifista que defiende sus derechos con las razones, que es lo que debe prevalecer antes que cualquier otro argumento”.

Chile espera que la corte declare que el Silala “es un curso de agua internacional”

“La expectativa de Chile es que la Corte declare lo que nosotros pedimos en nuestra demanda, que el río es un curso de agua internacional y que por lo tanto ambos ribereños tienen derecho a usarlo conforme a la regla del uso equitativo y razonable”, expresó la agente chilena ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Ximena Fuentes. 

El 15 de febrero pasado, después de entregar la réplica en la Corte de La Haya, Fuentes, tal como registra Emol,  declaró que también solicitaron que declare que “todo el uso que hizo Chile en su territorio cuando cruza la frontera se conforma con la regla del uso razonable y equitativo, y además Bolivia, que si bien también tiene derecho a beneficiarse de estas aguas y a usarlas, para hacerlo tiene que tener en cuenta los intereses de Chile”.

Por esa razón, indicó que el equipo jurídico espera que la Corte establezca “la obligación de no causarle daño a Chile y que por lo tanto Bolivia tiene que tomar las medidas preventivas para eso, que pudieran incluir incluso si tuviera un proyecto en el Silala, realizar una evaluación ambiental transfronteriza. Eso es lo que nosotros pedimos que la Corte declare a nuestro favor y además ahora también le pedimos que rechace las tres contrademandas de Bolivia”, concluyó. 

Fuentes anunció que Chile, una vez que reciba la dúplica de Bolivia, después del 15 de mayo, podría evaluar si requiere un último escrito. “Una vez terminado eso, el caso ya quedaría en condiciones de recibir los alegatos orales, y la fecha exacta para eso ya depende de la Corte”, añadió.

“Lo que planteamos ante la Corte es que es un río internacional que fluye naturalmente del territorio boliviano al chileno, porque hay una pendiente del punto donde nace a donde cruza a Chile”, dijo el canciller Roberto Ampuero.

Ampuero declaró que los argumentos de su país están basados en el derecho internacional y en evidencias científicas. Habló de un cambio en la posición de Bolivia, que el presidente Evo Morales rechazó porque son “tergiversaciones de algunos medios”.

“Chile mantiene invariable su posición planteada desde un inicio en esta demanda: el río es un río internacional, fluye naturalmente desde Bolivia a Chile por la pendiente del terreno”, dijo el Canciller, y agregó que “Bolivia no solo va a tener que rebatir la posición de Chile, sino rebatir la ley de gravedad, que es muy evidente y clara”.