Los doctores/intelectuales “dos caras”

 

Charles Arnade fue un historiador que hizo su tesis doctoral sobre la fundación republicana de nuestro país. Uno de sus textos fue La dramática insurgencia de Bolivia, en el que hace referencia a los doctores “dos caras”, es decir, a aquellos intelectuales que se cambiaban de bando con facilidad y usaban el don de la palabra para intrigar/conspirar o no pronunciarse claramente sobre un tema específico.

Entre los doctores “dos caras” se encontraba Casimiro Olañeta, un académico que había trabajado para las fuerzas invasoras (fue sobrino y asistente del general realista Pedro Antonio Olañeta), pero luego apareció apoyando a última hora la independencia y siendo parte de varios gobiernos posteriores.  

“Arnade juzga con dureza a Casimiro (Olañeta) y sus amigos ‘dos caras’ ya que, a juicio simplista suyo, todos ellos estuvieron al lado del rey español salvo cuando vieron que el derrumbe del imperio era inevitable”, escribió José Luis Roca en su texto Ni con Lima ni con Buenos Aires. La formación de un Estado Nacional en Charcas. 

Este autor dijo que en una muestra de “oportunismo, en cuyo ejercicio eran maestros, (esos intelectuales) cambiaron de cara (o de careta) y aparecieron muy ufanos al lado de los triunfadores de Ayacucho”.  

Olañeta arremetió luego con su verbo contra los libertadores.    

Aunque hay escritores que defienden el rol de Olañeta y otros intelectuales “doble cara” en el origen de la República, se difundió la idea de que ellos son sinónimo del político hipócrita, “en quien no se puede ni debe confiar, el tránsfuga ambicioso que circula por los pasillos del poder apoyando a los unos y a sus adversarios al impulso de ambiciones personales”, escribió el investigador Roberto Laserna.

“Es verdad que sirvió en varios gobiernos y que muchas veces conspiró contra los que lo nombraron ministro”, agregó Laserna, quien, sin embargo, justificó el rol histórico del abogado.

También Félix Cárdenas, viceministro de Descolonización, en el texto El futuro es indio, se refirió a los “dos caras” en los siguientes términos: “Por eso se dice hasta hoy, ‘tienes conducta olañetista, eres doble cara’. Hoy está contigo, mañana estará contra ti. Esa es la conducta olañetista”.

Esta actitud de decir una cosa un día y hacer otra al día siguiente, decir lo que no se hace, hacer lo que no se dice, puede ser visible en tres actitudes asumidas por el candidato Carlos de Mesa en los últimos días. 

En un tuit emitido el 29-4-2019, pidió “transparencia y honestidad” respecto a las investigaciones sobre los narcovínculos de un coronel de la Policía. Sin embargo, al poco tiempo se descubrió que ese uniformado (ahora dado de baja), depositó $us 30 mil en la cuenta bancaria de De Mesa. 

Ante esa evidencia, el expresidente dijo que se trató del pago por la venta de un departamento y que luego daría explicaciones detalladas de una transacción que a su juicio fue legal y transparente. 

Sin embargo, ante las contradicciones, la diputada Susana Rivero mostró documentos de que el inmueble apenas costó $us 19 mil y no $us 30 mil como sugirió De Mesa. 

Después, el abogado del excoronel dijo que el precio fue de $us 54 mil. Por si fuera poco, Carlos Alarcón, abogado de De Mesa, dio otra cifra: $us 35 mil. Ante la confusión, la Fiscalía citó al exmandatario para esclarecer la transacción, pero este sorpresivamente se negó a declarar y pidió un juicio de privilegio (caso de corte), lo cual echó un manto gris sobre el pago del excoronel.

Otro caso se presentó en 2003 cuando las víctimas de la Masacre de Octubre pidieron sanción para Gonzalo Sánchez de Lozada (Goni). 

Entonces, De Mesa ofreció: “Ni olvido, ni venganza”, sino justicia.

Sin embargo, pese a su promesa, en 2018 cambió y se negó a ser testigo de cargo en el juicio civil que las víctimas de octubre le siguieron a Goni. 

El juez falló en contra de las víctimas al encontrar insuficiente evidencia.

Recientemente dijo que quieren inhabilitar su candidatura, pero luego cambió de estrategia y pidió a la Fiscalía investigar al ministro Carlos Romero en el caso del excoronel y citar como testigo a la diputada Rivero. 
 

“Por eso se dice hasta hoy, ‘tienes conducta olañetista, eres doble cara’. Hoy está contigo, mañana estará contra ti”. (Viceministro Cárdenas).