Los valientes latinoamericanos que lucharon contra el nazismo

Foto: Archivo
Adolf Hitler saluda a sus tropas acompañado del líder fascista Benito Mussolini.

 

Laís Oliveira - Edición Impresa

La participación de Brasil en la Segunda Guerra Mundial es un capítulo muchas veces olvidado en la historia del país (por no mencionar la historia mundial). La bravura de los soldados brasileños desempeñó un papel significativo en la victoria de los aliados en la Campaña de Italia. A 74 años del fin de la contienda, Sputnik comparte con sus lectores el relato de esos poco reconocidos héroes latinoamericanos.

Durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, el entonces presidente de Brasil, Getulio Vargas, decidió mantener al país en una posición neutral en un intento de seguir beneficiándose de las relaciones con las grandes potencias de ambos lados del conflicto. La ‘neutralidad interesada’ de Vargas llegó a su fin en los primeros meses de 1942, cuando permitió la instalación de bases militares estadounidenses en el país a cambio de préstamos millonarios para la creación de la Compañía Siderúrgica Nacional.

La alianza entre Brasil y EEUU obviamente no agradó a Alemania, que pocos meses después empezó a atacar navíos mercantes brasileños. Hundieron más de una treintena de buques —algunos en plena costa del país sudamericano— y cerca de seis centenares de brasileños perdieron sus vidas en los ataques.

La muerte de personas inocentes llevó al pueblo a salir a las calles a exigir que Brasil reconociera el estado de beligerancia con los países del Eje. En este contexto, en agosto de 1942, Vargas declaró la guerra a la Alemania nazi y a la Italia fascista.

CREATIVIDAD 
Pese a las obviamente duras condiciones que enfrentarían en la guerra, los ‘pracinhas’ (como pasaron a ser llamados cariñosamente los soldados brasileños por la prensa y la población en la época) mantuvieron su sentido del humor en la elección del símbolo que representaría la Fuerza Expedicionaria Brasileña (FEB).

El escudo con una serpiente verde fumando en pipa surgió como una provocación bienhumorada a lo que se afirmaba de forma irónica en la sociedad brasileña de aquel entonces: “Es más fácil ver a una serpiente fumar que a Brasil entrar en la guerra en Europa”. La creatividad del símbolo de las tropas brasileñas acaparó la atención de un inesperado —¡e ilustre!— artista: Walt Disney. Con el objetivo de motivar a los soldados que a aquellas alturas ya se encontraban en el campo de batalla, el periódico O Globo publicó en su portada del 22 de febrero de 1945 una exclusiva interpretación del escudo de la FEB. El autor del dibujo no era otro que el creador de Mickey Mouse.

Por diversas razones de orden político y operacional, los más de 25 mil militares de la FEB embarcaron rumbo a Europa solamente en julio de 1944, casi dos años después de que Brasil declarara la guerra a las potencias del Eje.

“La llegada a Italia fue una sorpresa: viajamos, cruzamos el océano Atlántico y el mar Mediterráneo sin saber exactamente cómo y dónde actuaríamos. Solamente al desembarcar descubrimos que íbamos a luchar contra los alemanes en Italia”, recuerda el teniente coronel Leonel Junqueira.

Aunque pequeña, la contribución de Brasil fue significativa y permitió a los Aliados derribar finalmente a la llamada Línea Gótica.