El Tigre se baja de la pelea

Goles son amores

Ricardo Bajo H.

Columnista / Cambio Deportivo

El Tigre se baja de la pelea

Introducción: Nacional y The Strongest tienen prohibido perder o empatar, solo sirve la victoria para que Bolívar se no se aleje más. Escobar sigue con su idea tozuda: coloca a Wayar de lateral y a Castro de contención. Pierde así al mejor “cinco” y coloca al “diez” muy lejos del área con la tarea de quitar, laburo donde el “Comandante” se pierde. El medio es completado por Ramiro Vaca y…Jara. Arriba, Blackburn va a esperar pelotazos, con Reinoso por izquierda y otra vez a pie cambiado Henry. Illanes tiene una idea y no la cambia: posesión, pelotas a ras de piso, ataque, humildad, coraje.
Nudo: la primera parte es fea, muy lenta, trabada. La pelota pasa más tiempo por los aires que por el césped. No entiendo la apuesta de Escobar de saltar líneas: atesorando futbolistas (como Ramiro, Castro, Henry, Rudy) para jugar de otra manera, el ponchazo es el rey. La idea es dividir, agarrar rebotes en segundas jugadas y rezar a San Rolando. Con la necesidad de la victoria, increíblemente el Tigre se mete atrás, regala la tenencia a un Nacional sin profundidad, sin verticalidad, incapaz de romper líneas. Sobre el final, The Strongest reacciona con pelotas paradas y esféricos a la olla pero Nacional tiene arquero y se llama Javier Rojas. El miedo a perder atenaza a ambos. Jara es un mago, desaparece otra vez.
Desenlace: la segunda parte, por la necesidad, se hace de ida y de vuelta. No mejora el fútbol, sí la emoción. Escobar saca a Ramiro Vaca. Esto no es noticia. Los tres puntos se van a jugar a la ruleta rusa. El Tigre presiona más arriba. Alguien miró, por fin, la tabla de los puntos. No es la tarde de Blackburn y la estantería de Escobar (sin ideas, errático, testarudo, paralizado) se cae a pedazos. Nacional tiene director técnico y se llama Alberto Illanes. El “flaco” lucha el torneo, cree en la hazaña (y en su idea) y está a cuatro puntos de Bolívar. The Strongest se baja de la pelea (está a ocho y quedan nueve) y pide a gritos una renovación total.