Vecinos que perdieron casas afirman que pagaban tributos

El momento en que una de las viviendas afectadas se desploma, en la avenida Libertad.
Foto: Carlos Barrios/Cambio

 

Redacción Cambio/Edición Impresa
Al menos siete vecinos de las zonas San Jorge Kantutani e Inmaculada Concepción, cuyas casas se desplomaron en el deslizamiento ocurrido el 30 de abril, afirman que pagaban  impuestos a la propiedad en la Alcaldía desde hace al menos seis años. 

Miriam Condori y su esposo adquirieron un terreno en la zona San Jorge Kantutani hace 10 años. La pareja tardó cuatro años en construir un pequeño departamento en el predio y hace seis años que cancelaba impuestos a la comuna, cuyo monto ascendía a 500 bolivianos. 
“Mi casa era de una planta, hace seis años que pagaba tributos sin fallar, que siempre era de ese monto, que es barato porque mi casita era sencilla. Yo tenía todos los papeles en orden y por eso también daba mis tributos”, contó. 
La mujer logró rescatar algunos documentos de su vivienda, aunque no cuenta con todos los comprobantes de la cancelación de sus gravámenes; sin embargo, dice que está inscrita en la base de datos municipal como aportante al ser dueña de un predio. 
Cambio visitó los campamentos Libertad y Fígaro, donde aún están albergadas familias que perdieron sus viviendas en el deslizamiento ocurrido en el sector de Bajo Llojeta, y habló con siete vecinos afectados, quienes aseguraron que tienen sus tributos cancelados y al día. 
El dirigente de la zona, Porfirio Mollericona, afirmó que todos sus vecinos hacían los pagos en la comuna y señaló que el costo más bajo que aportaban era de 500 bolivianos.
El vicepresidente de Inmaculada Concepción, Gróver Cruz, señaló que los de su zona también tributaban, aunque desconoce si los 45 afectados cumplían con ese deber. Sin embargo, aseguró que en la zona el impuesto más bajo era de 300 bolivianos. 
Por ejemplo, ese es el monto que cancelaba Braulio Quispe por el impuesto de su vivienda de un solo piso. “Prácticamente pagaba por el terreno porque la construcción es sencilla; hace seis años que cancelo ese monto a la Alcaldía”, explicó.  
Sin embargo, aquellos dueños de casa que poseían construcciones más caras tributaban más de 2.000 bolivianos, como es el caso de Frida Prieto, que tenía una edificación de cinco pisos sobre la avenida Libertad. 
“Mi casa era grande, de cinco pisos; en los últimos dos años pagué más de 2.000 bolivianos. Yo tenía todos los documentos en orden e incluso técnicos de la Alcaldía vinieron a verificar que haya dicho lo correcto en mi declaración jurada”, indicó la vecina. 
Para el alcalde Luis Revilla, los impuestos erogados por los damnificados del deslizamiento de Bajo Llojeta no demuestran la propiedad sobre los predios que perdieron. 
“Uno puede ser propietario de un cerro y no tener autorización (para construir). Los impuestos no implican propiedad, no necesariamente están relacionados con la propiedad, ya que lo único que acredita esto son los documentos de derechos reales”, afirmó el 9 de mayo.
Además, dijo que las 68 casas desmoronadas eran ilegales. 
Sin embargo, el concejal del Movimiento Al Socialismo (MAS) Jorge Silva rechazó esas aseveraciones. Recordó que para pagar gravámenes, los contribuyentes deben empadronarse ante la comuna, que realiza este procedimiento administrativo previo cumplimiento de ciertos requisitos, entre ellos la presentación de documentos de propiedad. 
“Desde el momento que (la Alcaldía) cobra impuestos reconoce la ubicación y el asentamiento de los vecinos. Uno paga tributos porque su terreno está empadronado y eso significa que uno ha cumplido con requisitos técnicos, como acreditar que tienen su derecho propietario”, explicó.
Además, la municipalidad construyó la avenida Libertad en ese sector. La vía también se desplomó y quedó al descubierto que estaba asentada sobre el exbotadero de Sopocachi. 

El área deslizada fue catalogada como de alto riesgo

El mapa de riesgos elaborado en 2011 por el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz señala que el área deslizada el 30 de abril es una zona de “muy alto riesgo”. 
El listado menciona que el área del exbotadero de Kantutani está entre las zonas peligrosas. Sin embargo, sobre este lugar se emplazaron las zonas San Jorge Kantutani y parte de Inmaculada Concepción y 14 de Septiembre, que se deslizaron hace dos semanas. 
La lista incluye otras zonas aledañas al área del desastre, que también son catalogadas como de “muy alto riesgo”, entre ellas están la cancha Fígaro y final Francisco Bedregal o el barrio Playa Verde. 
El alcalde Luis Revilla indicó ayer que en todos estos sectores las urbanizaciones están consolidadas y cuentan con planimetrías, pero antes dijo que el área deslizada era ilegal.