Cristina Fernández volvió como protagonista indiscutible

Foto: Telam
La expresidenta participa en uno de los pocos encuentros públicos en Argentina.

 

Francisco Lucotti

Escribió el autor irlandés Oscar Wilde que “hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti”, algo comparable al viejo refrán publicitario que dice que no existe la mala prensa.

Después de casi cuatro años de actividad política con bajo perfil y de varios meses sin ninguna aparición pública, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) hizo a un lado el silencio y con poco esfuerzo ha vuelto a ser en la última semana el centro de la política argentina.

“Cristina Kirchner, con la presentación de su libro Sinceramente en la Feria del Libro, recuperó el centro de la escena política. Confirmó la opinión de quienes piensan que finalmente será candidata a presidente”, respondió a Sputnik el analista político Rosendo Fraga.

“Mostró que se encuentra en campaña al exponer en forma clara y moderada, y se evidenció que sigue activa la militancia K, que se hizo presente en la Sociedad Rural Argentina. Fue una Cristina que evitó la confrontación, jugó más con la ironía que a críticas frontales, pero mantuvo posiciones ideológicas firmes”, analizó el director de la Fundación Centro de Estudios Nueva Mayoría.

Poco más de un mes antes de que se cierren las listas para precandidatos a las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), la senadora aún no ha sido explícita en su intención de competir por un tercer mandato, pero su lugar central indiscutido en la foto de la cumbre del Partido Justicialista (PJ), núcleo tradicional del peronismo, realizada el 14 de mayo de 2019, ofrece los guiños suficientes para dar por sentada su ambición.

DEMANDAS 
Esta lectura pareciera haber sido compartida por el Poder Judicial, en la opinión escandalizada del oficialismo. En un movimiento que fue tildado por el Gobierno como un acto con “intencionalidad política”, la Corte Suprema de Justicia pidió revisar las demandas realizadas por la defensa antes de que se inicie el juicio oral por la presunta malversación de fondos de obra pública durante los mandatos del matrimonio Kirchner (2003-2015).

Esta medida suspendería el comienzo del proceso, estipulado para el 21 de mayo de 2019, hasta que el máximo tribunal culmine su análisis, que podría demorar meses y evitaría que la eventual candidata se vea enjuiciada durante la campaña. La Corte dio lugar a la queja del abogado de la expresidenta por no haber sido concedida una auditoría pública de todas las obras públicas emprendidas en la provincia de Santa Cruz, bajo sospecha.

“La Casa Rosada públicamente celebró el retorno de Cristina Kirchner al centro de la escena, pero reservadamente reconoce que crece peligrosamente. Cristina —que hábilmente utilizó su libro como herramienta política— vuelve a hablar cuando la crisis económica ha debilitado a Macri y la disconformidad es grande. Como sucede con el Presidente, ella necesita de la polarización para llegar al poder”, explicó Fraga.

Mientras se suceden los peores registros de la actual crisis económica, con datos de pobreza históricos y una decreciente confianza por parte de los mercados internacionales, también cae la aprobación de Mauricio Macri, quien según la mayoría de las más recientes encuestas perdería en un eventual balotaje, tanto contra Fernández de Kirchner como ante un candidato del ‘tercer espacio’ peronista, aunque destacan que la inmensa mayoría del electorado sigue indeciso y tomará partido no antes de un mes previo a las elecciones.

La imagen positiva del Presidente está hoy alrededor de 25% y la negativa ronda preocupantemente el 67%, por lo que las presiones de los grupos de poder que temen por el regreso del kirchnerismo al gobierno han intensificado la insistencia para considerar como alternativa la candidatura a la presidencia de María Eugenia Vidal.

La aprobación y el rechazo de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, otra de las figuras fuertes del frente oficialista Cambiemos, están ambos en el entorno del 38%.

El Presidente ha desestimado esto desde un principio y busca consolidar el voto nacional, de la provincia y de la ciudad de Buenos Aires —distritos que votan en simultáneo, en los que gobierna el oficialismo y en los que se encuentra la mayor parte del electorado— apoyado en el trinomio Macri-Larreta-Vidal.

Una última encuesta que se realizó entre el 7 y 8 de mayo muestra que a poco más de un mes de la confirmación de las candidaturas, Cristina Kirchner está muy por encima del actual presidente argentino, Mauricio Macri, con 15 puntos de diferencia. Según el estudio que realizó Taquion, la expresidenta suma 33% y el mandatario 18%. Mientras la suma de los candidatos peronistas no K se ubica en segundo lugar.