Gobierno de Venezuela apuesta por el diálogo en Noruega

Foto: AFP
El Canciller de Venezuela durante una conferencia de prensa.

 

Agencias 

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció ayer que se ha iniciado un nuevo proceso de diálogo con la oposición de su país y con la mediación de representantes de Noruega.

Desde el estado Aragua (norte), el mandatario informó que el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, y el gobernador del estado Miranda, Héctor Rodríguez, integraron la delegación que se trasladó a Noruega “en el inicio de la exploración de diálogo con la oposición venezolana para construir una agenda de paz en el país”.

“Se ha iniciado con buen pie las conversaciones para avanzar hacia acuerdos de paz, concordia, armonía y le pido el apoyo al pueblo”, dijo tras agradecer al Gobierno de Noruega por recibir a la delegación.

El Jefe de Estado venezolano encabezó la marcha por la Lealtad Militar con 6.500 efectivos castrenses “combatientes, entrenados y adiestrados en unión cívico-militar”, destacó.
 

JAMÁS ME RENDIRÉ 
“La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) seguirá transitando el camino de la República, de la unión, la cohesión y construcción del futuro”, manifestó el Ejecutivo, que reiteró el llamado para la defensa de la soberanía.

Asimismo, explicó la importancia de cerrar filas por la lealtad a la población para enfrentar a los gobiernos injerencistas que intentan perjudicar al país.

“Jamás me rendiré, jamás traicionaré al pueblo y estaré al frente de todas las batallas que me toquen. Estoy resteado con el futuro de Venezuela y con la FANB”, enfatizó.

El mandatario venezolano recordó los más de 600 llamados al diálogo que han hecho a los sectores de la oposición para alcanzar la reconciliación en el país. Además, insistió en que seguirá promoviendo las conversaciones porque cree en la diplomacia.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, en entrevista exclusiva con Telesur, señaló que solo por medio del diálogo se lograrán avances para solventar la situación del país latinoamericano, y que esto se ha reflejado en Noruega, caso del que no ofreció mayores detalles pero destacó que solo se desprenden de este encuentro buenas noticias.

En cuanto a la irrupción de funcionarios norteamericanos en la Embajada de Venezuela en Washington, expresó que “fue un espectáculo triste y violatorio”. Estados Unidos quebrantó la Convención de Viena que establece pasos específicos para que acciones como estas se lleven a cabo.

En este sentido, felicitó a los activistas que estuvieron en la sede diplomática durante 37 días, pese a vivir en asedio, y resaltó que su “fuerza moral es mucho más grande”, así como su compromiso por resguardar los activos, documentos de Venezuela que se encuentran en el edificio.
 

Respuesta 
El diplomático destacó que al contrario de este hecho, Venezuela ha protegido el edificio de la Embajada de EEUU en Caracas. “Ayer reforzamos la protección, no vaya a ser que por una razón u otra este edificio sufra alguna agresión”, acotó.

También indicó que Venezuela “no responderá a las faltas del derecho internacional con otras faltas. Ojalá ellos entiendan que es el momento de la diplomacia, se lo decimos a Mike Pompeo; han fallado en todas sus decisiones y estrategias en Venezuela, están en un laberinto sin salida”.

“El caso de Venezuela es un precedente y pone en riesgo todas las misiones diplomáticas en todo el mundo”, expresó el funcionario venezolano.

En referencia a la solicitud de venezolanos que piden la invasión en Venezuela, Arreaza remarcó que “lo último que puede un patriota pedir es la invasión de su país para que lo bombardeen y lo destruyan para promover un cambio político”.

“El único tablero que debe haber en Venezuela es el de la paz y la concertación. El único juego que debemos jugar para ganar ambos es el del diálogo sincero”. Llamó a la oposición a que lleguen al poder por la fuerza del voto.

En cuanto a la relación de Colombia y Venezuela, señaló que el gobierno del presidente Nicolás Maduro ha agotado todas las instancias para la paz, desde el envío de cartas diplomáticas hasta llamadas y encuentros fortuitos en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Entre Colombia y Venezuela tenemos “una frontera de 2.219 kilómetros, de las más vivas de América Latina, pero Colombia no quiere dialogar con Venezuela, apuesta al golpe de Estado, y organizan grupos militares y paramilitares para que agredan nuestro territorio. Parece que desde que asumió el presidente Iván Duque ha vuelto la guerra a Colombia y quedó atrás el paréntesis de convivencia que hubo con el presidente Juan Manuel Santos”.

Respecto al trato con Brasil, explicó que no tiene mayores relaciones. “En lo que concierne a nuestra frontera sur, tenemos una buena comunicación entre los funcionarios de fuerzas armadas de ambos países y demás diplomáticos, por tal razón la administración venezolana decidió reabrir la frontera”.