Conducta de EEUU tendrá efectos

 

Xinhua
Parece que el viejo proteccionismo está recuperando impulso en Estados Unidos, que recientemente aumentó la intensidad de la guerra comercial con China. Sin embargo, la práctica egoísta comúnmente usada por Estados Unidos tendrá en buena medida un efecto bumerán que perjudicará al propio país y proyectará negras sombras sobre la economía global.

Washington elevó el 10 de mayo los aranceles adicionales sobre bienes chinos valorados en 200.000 millones de dólares del 10% al 25%, lo que agravó las fricciones comerciales existentes desde hace un año entre las dos economías más importantes del mundo, pese a las 11 rondas de conversaciones de comercio bilateral celebradas. China anunció que incrementará los tipos arancelarios adicionales impuestos a algunos de los productos importados de EEUU a partir del 1 de junio.

El típico proteccionismo que Estados Unidos aplica responde a una mentalidad de ‘suma cero’ que va contra la realidad de la globalización económica. El comercio global, en gran medida resultado de las ventajas comparativas de los diferentes países, ha fomentado el crecimiento económico común y ha mejorado los estándares de vida de los pueblos en múltiples rincones del mundo. Es normal que un país tenga déficit comercial con algunos otros y superávit con otros más, ya que no puede tener una ventaja comparativa en todos los sectores.

Con la globalización se ha producido una creciente especialización de industrias y tecnología. La interdependencia y la complementariedad son sellos de las relaciones económicas internacionales.