Salvatierra: La oposición en el país no maduró

Adriana Salvatierra en el estudio de la Red Patria Nueva.
Foto: RRSS

 

Redacción central / Cambio - Edición impresa 

La presidenta de la Cámara de Senadores, Adriana Salvatierra, afirmó que en los últimos 13 años la oposición no maduró y no está a la altura del país que intenta representar, en referencia a la posición de esa línea política y los intentos fracasados de conformar un solo bloque contra el Movimiento Al Socialismo (MAS) para las elecciones del 20 de octubre. 

“¿Cuál es el principal problema de la oposición?, y esto no pudieron solucionarlo durante 13 años; en 13 años creo, particularmente, que la oposición no maduró y no está a la altura del país que intenta representar”, dijo en el programa de debate político Polémica. 

Para Salvatierra, el primer elemento para constatar esa inmadurez es la reacción de ese sector ante las recientes declaraciones del secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en Bolivia, quien afirmó que “sería absolutamente discriminatorio” decir que el Presidente indígena no puede participar en los comicios, contrariamente a lo que esperaban los opositores y por lo que comenzaron a descalificarlo.

“Empiezan a atacarse mutuamente los candidatos de la oposición y empiezan a exigir que la unidad solamente se construya sobre la base del desistimiento de algunas candidaturas”, indicó.

También señaló que la oposición en 13 años no presenta una fórmula de lo que piensa hacer con el país o un proyecto de desarrollo al igual que el partido de Gobierno, como la Agenda del Bicentenario.

“Eso (...) demuestra que en 13 años la oposición no adquirió la madurez suficiente para el país, y así es como se presenta para los comicios de octubre”, manifestó.

Ante los anuncios de la derecha de presentar su plan de gobierno, Salvatierra recordó que un proyecto de esa magnitud no se construye en lo que queda de un mes y medio de campaña, sino que es un trabajo permanente con la población.

“El plan de gobierno es algo mucho más profundo que la consigna de cambiar la matriz productiva. Cambiar la matriz productiva es una consigna si no dices cómo”, consideró.