Ejército colombiano encubrió asesinatos a civiles 

Aumentan las presiones para la renuncia del general Nicacio Martínez.
Foto: Telesur

 

Colombia/Telesur - Edición impresa

El jefe del Ejército de Colombia, general Nicacio Martínez Espinel, cuestionado sobre las órdenes que dio en fecha reciente para duplicar el número de muertos criminales y rebeldes, fue vinculado al encubrimiento de asesinatos de civiles hace una década, reveló una investigación.

Las pruebas, en documentos proporcionados a la agencia de noticias The Associated Press por una persona familiarizada con una investigación en curso sobre las ejecuciones extrajudiciales, aparecen en momentos en que Martínez Espinel enfrenta una presión creciente para que renuncie.

El Ejército colombiano fue culpado de haber cometido hasta 5.000 ejecuciones extrajudiciales en el punto álgido del conflicto armado del país, a mediados de la década del 2000.

En esa época, los soldados fueron instados por altos comandantes a inflar el recuento de cadáveres, en algunos casos disfrazando a civiles de guerrilleros a cambio de un pago extra y otras gratificaciones.

Lo que se conoció como el escándalo de los falsos positivos ha ensombrecido el historial de victorias en el campo de batalla logradas por el Ejército, respaldado por EEUU. Quince años después, ni un solo comandante de alta graduación fue responsabilizado por los asesinatos.

De acuerdo con las pruebas, el ahora comandante del Ejército realizó varios pagos a supuestos informantes, pero en realidad, el dinero llegó a cuentas de soldados, hoy condenados por ejecuciones extrajudiciales.