Bolivia toma el mando de la CAN con migración, energía y comunicación en agenda

Foto: Archivo
Edificio de la Comunidad Andina en la ciudad de Lima, Perú.

 

En oportunidad de celebrar los 50 años de la firma del Acuerdo de Cartagena (26 de mayo de 1969), que puso el pilar a la conformación de la Comunidad Andina (CAN), el 26 de mayo se dará un importante paso en el proceso de integración de los ciudadanos de los países de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú con la reducción de costos en la comunicación telefónica, roaming (capacidad de cambiar de un área de cobertura a otra sin interrupción en el servicio o pérdida en conectividad).

El convenio que establece este beneficio en la comunicación a larga distancia será refrendado en Lima, en el Palacio de Gobierno de la República del Perú, oportunidad en la que Bolivia asumirá la presidencia pro témpore del grupo andino de integración.

Este acuerdo es el fruto de un intenso trabajo realizado por los delegados de los cuatro países miembros de la CAN, dijo en una entrevista que concedió a Democracia Directa, desde Lima, el director general de la Secretaría General de esa organización, Clarems Endara, que representa al Estado Plurinacional de Bolivia.

Bolivia asume una nueva responsabilidad de carácter internacional, esta vez la presidencia pro témpore de la Comunidad Andina (CAN), ¿Cuáles son los objetivos que se trazan?
Lo que suele ocurrir en la Comunidad Andina es que los países toman la presidencia por el período de un año, en este caso le corresponde a Bolivia recibir del Perú la presidencia, y durante un año Bolivia tendrá que presidir los diversos grupos y comités vigentes en la CAN.

Estamos hablando inclusive de un próximo encuentro presidencial, la reunión de cancilleres que se puede celebrar los siguientes meses y en general de todos aquellos comités y organismos del Sistema Andino de Integración.

En la presidencia pro témpore, Bolivia tendrá que impulsar una agenda bastante dinámica que refleje el consenso y los intereses de los cuatro países en miras a poder tener una celebración de 50 años que no solo culminará con la cumbre, sino que tendrá una serie de actividades.

¿Cuáles fueron las gestiones más importantes que se desarrollaron hasta ahora?
Hay temas que ha priorizado la presidencia pro témpore (del Perú), por ejemplo, el tema de la eliminación del costo del roaming internacional. Al respecto se han llevado reuniones bastante intensas entre los cuatro países y con la participación de las entidades competentes, y se prevé que se pueda firmar una decisión por parte de los cancilleres para que se comprometan a hacer una eliminación progresiva de los costos de roaming, esto durante los próximos tres años, con la perspectiva de ir disminuyendo en las comunicaciones que se realicen, por ejemplo entre dos países de este bloque, es decir que a partir de la aprobación de esta decisión los costos reducirían para los bolivianos que llamen al Perú o viceversa, o que incluso puedan trasladarse con sus números telefónicos a esos territorios, sin pagar un derecho que hoy en día es bastante costoso. Es un impacto positivo para el tema de las comunicaciones que hacen las unidades de infraestructura y comunicaciones.

¿Cómo se pretende implementar este servicio?
Lo que se ha establecido, de acuerdo con cada política de los países, es que presenten determinados planes para ir viendo cómo este costo llega a cero en los próximos tres años. Ahí queda un trabajo interno en cada uno de los países para realizar los cálculos y las regulaciones necesarias, porque los que prestan estos servicios son empresas privadas que necesitan regulaciones específicas para que se vaya desmontando el costo del roaming.

Como saben, esto ya funciona en otros bloques de integración, estamos hablando de Norteamérica, de la Unión Europea, y lo que queremos es replicar esas buenas prácticas para poder facilitar el intercambio de comunicación entre nuestras poblaciones.

¿En qué otros temas se abocó la CAN? ¿Cómo marcha la relación comercial?
Es muy importante avanzar entre los países andinos sobre la interconexión eléctrica, sabemos que tanto Bolivia como Ecuador son grandes potencias en cuanto a poder generar electricidad para comercializarla en la zona, pero para que esto funcione se necesita infraestructura que les permita transmitir esta energía; por tanto, se han contratado determinados estudios a través del BID que permitan agilizar este proceso de implementación de infraestructura e intercambiar posteriormente energía eléctrica.

El fortalecimiento de la infraestructura y los servicios necesarios para el avance del proceso de integración económica de la subregión encuentra interés particular en el ámbito de la energía.

Para lograr este propósito se requiere consolidar y fortalecer la infraestructura normativa y física en cada uno de los países miembros y lograr sistemas regionales interconectados, con el fin de garantizar la obtención de beneficios en términos económicos, sociales y ambientales que puedan conducir a la optimización de sus recursos energéticos y a la seguridad y confiabilidad en el suministro eléctrico.

Se logró efectuar trabajos en el marco del Comité Andino de Organismos Normativos y Organismos Reguladores de Servicios de Electricidad, como el Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores (Camre) y el Sistema de Interconexión Eléctrica Andina (Sinea) para contar con los estudios y reglamentos comunitarios necesarios que efectivicen esta labor.

¿Cómo encara la CAN el tema de la migración? 
Estuvimos trabajando en un estatuto migratorio, las discusiones siguen; en caso de que no se concluya para esta cumbre presidencial, es posible que para la presidencia pro témpore de Bolivia se mantenga en agenda.

Es muy importante reivindicar los derechos de los migrantes andinos cuando se encuentran en otro país de la zona, por ejemplo los ahorros que realizan para sus pensiones y que puedan ser reconocidos en el otro, o el tema de los derechos de salud y el propio derecho al trabajo que tienen los habitantes andinos.

¿Cuál es la agenda que Bolivia aplicará  al frente del bloque?
Como temas pendientes que hay que seguir trabajando y que estarían en la agenda de la presidencia pro témpore de Bolivia, está la forma de facilitar el libre tránsito terrestre de carga, es decir de productos de comercio entre los países.

Es interesante ver cómo ha ido creciendo el comercio intrarregional, pero a la vez se nota que se requiere de mucha más agilidad, hay que facilitar los trámites, utilizar los medios tecnológicos para que estos flujos comerciales vayan incrementándose. Estamos hablando de un área de aproximadamente 110 millones de habitantes y los productos que son propios de la región terminan siendo una de las características fundamentales en estos tiempos.

El propósito es incrementar el comercio intraandino aprovechando la Zona Andina de Libre Comercio, crear nuevas oportunidades de negocios para las pymes andinas, promover los encadenamientos productivos y la complementariedad productiva.

Otro tema que se trabajó es buscar mecanismos con relación al tratamiento de la minería ilegal. Lamentablemente, este hecho delictivo es transnacional y como consecuencia se presentan muchos problemas en el ámbito medioambiental, económico, social, desplazamiento y migración.

Los países se han comprometido, a través de un grupo de trabajo, a tomar políticas comunes. Una de ellas tiene que ver específicamente con la labor de realizar un inventario de los daños ambientales efectuados por contaminación de mercurio, que se aprobará en esta cumbre y que se ha ido trabajando de manera constante.

¿Cómo EVALÚA el flujo de mercadería, toda vez que Bolivia incrementó sus exportaciones?
El intercambio que tiene Bolivia no termina en Perú por ser el vecino más cercano dentro de la Comunidad Andina. Bolivia llega a realizar exportaciones incluso por vía terrestre a Colombia y Ecuador, cosa que le hace un usuario permanente de las carreteras para el transporte de carga terrestre.

La Comunidad Andina fue avanzando en estos últimos años sobre mecanismos que tienen que ver con la normativa. La plataforma normativa para prohibir incluso restricciones o cobros excesivos innecesarios para el comercio ha sido eliminada. Vivimos en una zona de libre comercio ampliada que les reconoce los derechos a los exportadores e importadores de no recibir cargas de ningún tipo que no hayan sido acordadas entre los cuatro países. Lo que necesitamos es que esa normativa sea aplicada con mucha más eficiencia, es decir que pueda tener un mecanismo de intercambio digital, por ejemplo, para evitar que un trámite de exportación e importación tarde más de cinco meses de las cargas de productos entre los cuatro países, que sea mucho más rápida.

La dinamicidad del mercado hace que los productores tengan mayores encargos, dar su mano de obra, y por lo tanto la dinamicidad económica hará que los cuatro países se complementen comercialmente.

¿Qué se hizo en los últimos años para reforzar este instrumento de integración regional?
La Comunidad Andina fue el bloque más estable y efectivo de estos últimos años. La plataforma normativa tiene la virtud de ser supranacional, es decir que las decisiones que toman los ministros de Comercio y cancilleres en este bloque de integración no requieren del reconocimiento de ningún juez o un decreto o una ley para ponerlas en vigencia. Se aplica de forma preminente incluso sobre tus propias normas nacionales, eso ha estado funcionando desde 1996, cuando se le da esta característica a través de la creación del Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina, una característica supranacional de la aplicación normativa.

Sabemos que en estos últimos años las tendencias políticas y de administración de los gobiernos fueron variando en los cuatro países, pero pese a ello se mantuvo un bloque estable, un bloque muy bien institucionalizado; tiene su propio tribunal, su órgano Ejecutivo, que es la secretaría, que tiene presidencias pro témpore que cada año asumen la responsabilidad de dirigir el órgano y esto nos demuestra que es un bloque de integración que ha repercutido más allá de las políticas internas, sobre todo por los intereses de los ciudadanos andinos.

Necesitamos fortalecerla mucho más, agilizar ese mecanismo de circulación de productos en el ámbito comercial, facilitar el comercio como tal, fortalecer aquellas instituciones sociales en las cuales el Sistema Andino de Integración confió para que sean parte. Estamos hablando de la Universidad Andina, del Convenio Hipólito Unanue, dedicado a los aspectos de salud, tenemos un Parlamento Andino que funciona. También tenemos un comité empresarial de pueblos afrodescendientes, tenemos un comité específico para el tratamiento de los asuntos de los pueblos indígenas.

Verdaderamente es una institucionalidad bastante madura que a sus 50 años, si bien tuvo un proceso de reingeniería desde 2013 para priorizar sus temas, aún tiene temas pendientes en relación con agilizar y lograr siempre una mayor integración.

Encontramos una Comunidad Andina bastante madura y probada ante todos los mecanismos de cambio y ahora podemos empezar a pedirle frutos.

¿Cómo marcha la relación de la CAN con otros bloques regionales de integración, como el Mercosur o la Celac?
Hay un mandato en el proceso de reingeniería que se ha hecho en 2013 y es de buscar convergencia, y esta convergencia tiene que ver con cómo nos complementamos con los bloques de integración; específicamente en el área comercial se intensificaron los contactos, por ejemplo con el sistema centroamericano de comercio, con el que —si bien nos parece distante— tenemos bastante coincidencia con relación a estructuras, con relación a comerciar con los socios comunes, como son la Unión Europea, Estados Unidos, que termina siendo nuestro primer destino como país andino para la exportación.

Con el Mercosur se han ido llevando reuniones los años anteriores para ver cómo se puede hacer una complementación comercial, pese a ello hubo reuniones de forma bilateral. Entonces, si bien mantiene su identidad, no ha descuidado su interrelación con otros bloques.