Abandonar tu país cuando más te necesita

 

Hace 14 años, un 6 de junio de 2005, el país se estremecía ante la renuncia del entonces presidente de Bolivia, Carlos de Mesa. Sin embargo, esa decisión no fue tan sorpresiva, ya que meses antes también había anunciado su dimisión a la silla presidencial y mucho más antes también abandonó/dejó al entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada. 

Estas actitudes huidizas se hicieron presentes también cuando se negó a viajar a EEUU para ser testigo clave en un juicio civil que los familiares de las víctimas de la Masacre de Octubre de 2003 le siguieron a Sánchez de Lozada en tribunales estadounidenses. 

El primer alejamiento de sus responsabilidades ocurrió el 13 de octubre de 2003, cuando anunció que abandonaría a Sánchez de Lozada en medio de la rebelión popular que exigía gas para los bolivianos y Asamblea Constituyente.

De Mesa prefirió alejarse de Sánchez de Lozada antes de apoyar las demandas del pueblo por la nacionalización del gas. 

La segunda vez que renunció fue el domingo 6 de marzo de 2005, cuando ya era presidente. Agobiado por no poder resolver el clima de ingobernabilidad, las disputas con el Legislativo y los problemas internos, De Mesa anunció su dimisión. 

“He decidido presentar al país, presentar a la consideración del país, a la consideración de ustedes ciudadanas y ciudadanos de Bolivia, como me manda la Constitución mediante el Congreso Nacional, mi renuncia al cargo de Presidente Constitucional de Bolivia”, sostuvo en un kilométrico discurso.

Si bien el Congreso rechazó la renuncia, este episodio pasó a la historia como una nueva renuncia del ahora candidato presidencial de la agrupación política Comunidad Ciudadana (CC).

La tercera vez que renunció fue justamente un 6 de junio de 2005. Esta nueva dimisión se realizó en un discurso con las siguientes palabras: “Quiero pedirle disculpas al país si no he sido capaz de conducirlo adecuadamente”. (Fuente: sitio web de Carlos de Mesa https://carlosdmesa.com/2015/06/08/mi-renuncia-del-6-de-junio-de-2005/ ). 

Una transcripción de su discurso, difundida el 7 de junio de ese año por la agencia ABI, menciona nuevas palabras sobre su renuncia: “Quiero, primero, expresarle a la patria mi disculpa si no he sido capaz de conducirla adecuadamente (...) creo que mi responsabilidad es decir: hasta aquí puedo llegar, es por esto que mi decisión es presentar mi renuncia al cargo de presidente de la República”.

Al respecto, el presidente Evo Morales, años después, hizo una caracterización singular de las actitudes del exmandatario: “Carlos Mesa era campeón para renunciar a su cargo, creo que cada fin de semana amenazaba con renunciar”, sostuvo, según un reporte de Erbol del 16-2-2016. 

Lo cierto es que la nueva renuncia de Carlos de Mesa dejó a Bolivia a su suerte, sumida en la ingobernabilidad y una situación de crisis política y económica de tal magnitud que no había dinero para pagar los salarios, motivo por el cual se recurrió a la limosna extranjera.

Morales recordó que en 2005, en su condición de diputado, envió a De Mesa dos proyectos de ley, uno para nacionalizar los hidrocarburos y otro para una Asamblea Constituyente.

Por otra parte, De Mesa también renunció a ser testigo clave en el juicio civil que las víctimas de la Masacre de Octubre iniciaron a Gonzalo Sánchez de Lozada en tribunales de EEUU. 

El juez del caso falló en contra de las víctimas al encontrar insuficiente evidencia. Ahora, Carlos de Mesa busca la silla presidencial a la que renunció varias veces. 

 

“Quiero pedirle disculpas al país si no he sido capaz de conducirlo adecuadamente”. (Discurso de renuncia de Carlos de Mesa. 6-6-2005).