Hidroeléctricas San José 1 y 2 aportan 124 megavatios al país

El presidente Evo Morales en la planta San José 2, en Colomi, Cochabamba.
Foto: Diego Valero

 

Franz Acarapi / Cambio - Edición impresa

El presidente Evo Morales inauguró ayer en el municipio de Colomi, Cochabamba, la hidroeléctrica San José 2, que junto con la central San José 1 (entregada el 18 de enero de 2018) aportará 124 megavatios (MW) al Sistema Interconectado Nacional (SIN).

El Jefe de Estado destacó el avance de proyectos de generación eléctrica en el país y, en ese marco, anunció que este año se adicionarán 1.000 MW a las reservas de electricidad con la finalidad de exportar a mercados vecinos como Argentina, donde las ventas comenzarán con unos 100 MW.

“Acá (en San José 1 y 2) estamos generando 124 megavatios que se incorporan a la generación de energía de toda Bolivia”, afirmó Morales.

La central hidroeléctrica San José 2, que se inauguró ayer, tiene una potencia de 69 MW y demandó una inversión de $us 149 millones, financiados por el Banco Central de Bolivia (BCB), recursos propios de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE Corporación), ENDE Corani y crédito del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

El presidente Morales explicó que con San José 2, la oferta eléctrica nacional se incrementó a 2.300 MW, que sumados a los 1.000 MW que se adicionarán en los siguientes meses, la generación eléctrica nacional total alcanzará a 3.300 MW este año, del cual habrá un remanente o reserva de 1.700 MW, tomando en cuenta que la demanda interna llegará a 1.600 MW.

“Hermano presidente de la Federación de Empresarios Privados, informe a sus bases y a toda Bolivia, no nos falta energía, nos sobra y nos estamos preparando para exportar”, apuntó Morales.
proyectos en ejecución 

El Jefe de Estado mencionó que en Cochabamba están en ejecución varios proyectos de generación de energía, como las hidroeléctricas Ivirizu, con más de 200 MW de potencia, la planta Banda Azul con 147 MW, Icona con 112 MW, Ambrosía con 31 MW y Santa Bárbara con 213 MW, que en suma aportarán alrededor de 700 MW.

El ministro de Energías, Rafael Alarcón, dijo que los complejos San José 1 y 2 hacen realidad “un sueño anhelado por Cochabamba” y reflejan que el Estado puede administrar sus recursos naturales.

CAF realza beneficios del proyecto

La representante de la CAF en Bolivia, Gladis Genua, destacó la implementación de la hidroeléctrica San José 2 porque generará energía limpia —sin dañar el medio ambiente— y beneficiará a miles de familias, empresas, industrias y sectores que mueven la economía.

“Somos un socio estratégico que promueve el desarrollo sostenible de nuestros países miembros a través de proyectos como esta hidroeléctrica, que generará energía limpia y mejorará la calidad de vida de más de 700 mil personas”, señaló Genua en un comunicado de prensa.

Según el organismo, el proyecto San José es catalogado como el más ventajoso para los intereses del Estado boliviano debido al aprovechamiento que hace de las aguas turbinadas provenientes de las centrales de Corani y Santa Isabel, en Cochabamba.