Ya pasó la hora de las especulaciones, ahora se vienen los hechos

Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Deportes

Ya pasó la hora de las especulaciones, ahora se vienen los hechos

Hoy nos ponemos la casaca de la Selección nacional. El viernes se inicia una nueva versión de la Copa América en Brasil y, ni bien empiece a rodar el balón, todo el país estará pendiente de lo que haga nuestro representante. No están los mejores, tampoco los que deberían ir, pese a estar ya en el ocaso de su carrera, pero la época de las especulaciones ya pasó. Eduardo Villegas eligió a 23 y a ese grupo hay que apoyarlo.
No vamos a esperar grandes partidos. Este seleccionado está verde todavía porque tiene poco trabajo. Pero sí esperamos ver algo de la identidad futbolística que quiere darle el técnico al equipo. También buen rendimiento de los jugadores, de todos.
Hay tres obstáculos complicados en la primera fase: Brasil, Perú y Venezuela. Bolivia tiene como objetivo jugar al menos cinco partidos, eso lo dijo Villegas. Eso supone clasificarse a cuartos de final y llegar a las semifinales. Está alta la vara. Pero en fútbol se puede todo, y eso permite soñar, como también uno puede tropezarse con la primera piedra en el camino.
Esta Selección tiene gente nueva. Es una gran oportunidad para ella, porque —según el criterio de Villegas— es la base para las eliminatorias del Mundial de Catar 2022, que se iniciarán en marzo de 2020.
Ya en cancha hay que olvidarse del bono, de los premios, de las críticas, de los prejuicios... Hay que jugar y jugar...
Sin embargo, ese apoyo a la Selección no debe quitarle al periodismo su visión crítica. Es parte de nuestro trabajo. Y no debe molestar o inquietar a los protagonistas, porque las reglas están claras: el equipo que está en Brasil no lo eligió la prensa, sino el DT.
Así que hay responsables y responsabilidades. Ellos tienen su misión y nosotros, la nuestra. Las suposiciones quedan atrás, ahora se ponen en escena los hechos. Y eso marcará el elogio o la crítica.