Bolivia y Paraguay escriben una nueva historia

 

Una fecha como hoy, 12 de junio, pero de 1935, se estableció el cese definitivo de hostilidades de la guerra fratricida entre Bolivia y Paraguay. Luego de 84 años, ambos Estados transforman esa historia oscura para convertirla en integración, desarrollo, unidad y cooperación entre hermanos.

La disputa bélica (1932-1935) si bien enfrentó a los dos países, tuvo como telón de fondo a consorcios petroleros de Estados Unidos y de Inglaterra, como la Shell y la Standard que se disputaban los recursos naturales, como los hidrocarburos. Bolivia movilizó 250 mil soldados y Paraguay 120 mil, con el saldo de 60 mil bolivianos muertos en defensa del gas y del petróleo.

Estas riquezas naturales defendidas con sangre, permanecieron privatizadas durante el período neoliberal, una etapa de expoliación y saqueo del patrimonio nacional. 

Tuvo que llegar el presidente Evo Morales para tomar la histórica decisión, el 1 de mayo de 2006, de nacionalizar los hidrocarburos y quitar de las manos neoliberales el recurso que permitió transformar Bolivia, fortalecer su soberanía, su economía y consolidar un gobierno de los trabajadores.

En homenaje a los defensores de los recursos naturales, Morales aprobó el Decreto 28701 “Héroes del Chaco”, que en su parte resolutiva indica: “En   ejercicio   de   la   soberanía   nacional, obedeciendo el mandato del pueblo boliviano expresado en el Referéndum vinculante del 18 de julio del 2004 y en aplicación estricta de los preceptos constitucionales, se nacionalizan los recursos naturales hidrocarburíferos del país. El Estado recupera la propiedad, la posesión y el control total y absoluto de estos recursos”. Esta nacionalización fue la que más impacto socioeconómico tuvo para el pueblo que ahora se beneficia con sus frutos. 

Todo lo anterior forma parte del marco histórico de las reuniones entre autoridades de Bolivia y Paraguay, que afinan los acuerdos vinculados a cinco áreas para el primer gabinete binacional y la reunión presidencial prevista para hoy en La Paz.

Estos acuerdos tienen que ver con 1) medio ambiente y recursos hídricos; 2) seguridad y defensa; 3) integración económico comercial; 4) políticas sociales y fortalecimiento interinstitucional, y 5) integración física y energética, conectividad y navegación.

La importancia de estos acuerdos fue destacada por el canciller boliviano, Diego Pary, quien dejó en claro que estos encuentros por decisión de los presidentes Evo Morales y Mario Abdo Benítez, coincidirán con los actos conmemorativos por el 84 aniversario del cese de hostilidades de la Guerra del Chaco. 

Esa “historia oscura del enfrentamiento, de la guerra, hoy la estamos transformando en un momento de unidad, de fortalecimiento de la cooperación entre dos países hermanos”, expresó Pary. Además, afirmó que “este es el mejor momento de las relaciones bilaterales porque estamos mirando nuestras potencialidades para complementarnos como dos países hermanos”.

Por si fuera poco, luego de nueve años, Bolivia y Paraguay reactivaron la Reunión del Mecanismo 2+2, el cual sesionó con el objetivo de estrechar lazos bilaterales y abordar temas de defensa, seguridad, combate al crimen transnacional organizado y tráfico de personas. 

“Este es un día histórico, un día donde Bolivia y Paraguay hemos dejado atrás la confrontación y estamos construyendo una historia de complementariedad e integración, gracias a la decisión que tomaron nuestros presidentes Evo Morales Ayma y Mario Abdo Benítez”, remarcó el canciller Pary. De manera paralela, más de 50 empresas estatales y privadas bolivianas y paraguayas iniciaron la rueda de negocios para generar una “potencia” productiva entre ambos países.

Es decir, ambas naciones inician un nuevo ciclo de desarrollo mutuo, cooperación y unidad entre hermanos. 

 

“Este es un día histórico, un día donde Bolivia y Paraguay hemos dejado atrás la confrontación” (canciller boliviano Diego Pary).