Priorizarán la protección de menores y el control en el consumo de alcohol

Folkloristas danzan antes de la presentación de los operativos de control.
Foto: GAMLP

 

Reynaldo J. González / Cambio - Edición impresa
La protección de menores de edad y el expendio y consumo de bebidas alcohólicas serán los ejes de las labores de control durante la realización de la Entrada de Jesús del Gran Poder este sábado 15 de junio.

 Así lo informó en conferencia de prensa la Secretaría de Culturas del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, que en coordinación con otras instancias ediles desplegará mil funcionarios desde el viernes en la noche para la implementación de diversas medidas de control que incluyen la supervisión  de la instalación de las tarimas y sillas, además de puntos móviles de salud y defensorías del menor y un riguroso control en la comercialización de bebidas alcohólicas. 

Según dio a conocer el secretario de Culturas, Andrés Zaratti, estas medidas son coordinadas con el Comando Departamental de la Policía Boliviana, su Unidad de Bomberos, la Asociación de Conjuntos Folklóricos del Gran Poder y otras entidades relacionadas con la festividad. 

Se espera que en la entrada participen más de 40 mil bailarines y 7.000 músicos, repartidos en 66 fraternidades. De acuerdo con el programa oficial, la entrada se iniciará a las 7:30 en la plaza Garita de Lima de la zona Max Paredes y concluirá en la avenida Simón Bolívar de la zona de Miraflores. 

Según precisaron funcionarios municipales, uno de los trabajos más importantes de esta versión será el control del expendio de bebidas alcohólicas por parte de casi 1.200 vendedoras ambulantes capacitadas en los últimos meses para promover prácticas de consumo responsable.  Estas personas estarán identificadas con gorras, ponchillos y carnets que las acreditan como las únicas autorizadas para este tipo de comercio a lo largo del recorrido folklórico. 

Asimismo, para esta versión se estableció una prohibición para el expendio de alcohol al inicio y al final de la entrada. “La venta se va a autorizar alrededor del mediodía”,  precisó Zaratti. 

Sobre este tema, el director de Prevención Situacional de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del municipio, Neil Navarro, indicó que este año cerca de 120 funcionarios de la Intendencia y 80 policías realizarán un ‘barrido’ del recorrido de la entrada tras su conclusión en horas de la noche. El objetivo de esta actividad es evitar que personas en estado de ebriedad se queden a pernoctar en las calles del centro paceño. 

Otro tema en el que se hará especial énfasis es en la protección de niños, niñas y adolescentes en la fiesta, para lo cual se desplegarán decenas de funcionarios en la verbena, la entrada y la diana del Gran Poder. Según detalló la secretaria de Desarrollo Social del municipio, Rosmery Acarapi, el sábado se desplegará todo un dispositivo de seguridad, protección y prevención, y se habilitarán puntos fijos y móviles para evitar extravíos y la vulneración de derechos. 

Acarapi recordó que la semana pasada la Asociación de Conjuntos Folklóricos del Gran Poder estableció que por motivos de seguridad este año se prohibirá la participación de niños menores de 12 años en la entrada. 

Para concluir, Zaratti destacó que en esta versión la entrada del Gran Poder se encuentra en el ojo del mundo debido a su postulación para ser declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. 

“El mensaje a la población es que nos pueda colaborar en los operativos que vamos a realizar, pero sobre todo en la autorregulación para que esta fiesta muestre su esplendor y el porqué debe ser considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad”, dijo el funcionario edil.