El Complejo Agroindustrial de San Buenaventura

 

Ramiro Lizondo Díaz

En marzo de 2011, el equipo técnico de la Empresa Azucarera San Buenaventura (Easba) realizó una exploración por el sitio en el que se debería construir la Planta Industrial Azucarera del Estado Plurinacional de Bolivia, ubicado en el predio denominado Huayña Chuquiago, en el municipio de San Buenaventura. Después de muchas horas de caminata, abriendo camino por la selva machete en mano, nos encontramos con un pequeño y viejo letrero de madera a punto de caerse que decía: “Bienvenidos al Complejo Agroindustrial de San Buenaventura”. Era el único vestigio que quedaba de una larga historia de promesas no cumplidas.

En los años 80 del siglo pasado, el Cedla publicó un importante documento titulado: “El norte paceño y San Buenaventura”, desafiando la esperanza. Talleres Cedla N° 2 (D.L. N° 4-1-288-87). Escrito por Antonio Bilbao La Vieja. Dicha publicación es presentada por el señor Miguel Urioste F. de C., como coordinador. 

En ese documento se analiza la necesidad de la ocupación del espacio físico y el territorio en el norte paceño, al que identifican como una zona “vacía”. Se describen los intentos de “apropiarse” del norte de La Paz, considerada una zona rica en recursos naturales (agrícolas, forestales e hidrocarburíferos), proponiendo una segunda reforma agraria que recupere y redistribuya esas tierras para el beneficio y desarrollo “agropecuario” del departamento de La Paz. Y hablan de San Buenaventura como el lugar de la esperanza y las ventajas comparativas con una visión nacional y social del desarrollo.

Pero además, lo interesante del libro es que destaca el papel de la oligarquía paceña en el proceso de ocupación del territorio para sus propios fines. Es decir, analiza los factores políticos que se opusieron siempre a la implementación del Complejo Agroindustrial de San Buenaventura.

Se recuerda la conformación de un Comité Impulsor del Desarrollo Paceño, creado en 1983 mediante DS, y hace referencia a los 35 años anteriores en los que el departamento de La Paz fue postergado por los gobiernos de turno. 

Las fuentes de sus datos son estudios realizados desde 1948 y etapas posteriores a la Revolución del 52. Por ejemplo, menciona que en 1971, en el gobierno de Juan José Torres, se creó Cordepaz para impulsar el desarrollo paceño con una estrategia que se llamó La Marcha al Norte y cuyo contenido era social y económico productivo. El MACA (1967) de ese entonces llevó a cabo estudios de suelos con la Misión Británica de Agricultura Tropical sobre un área de 240 mil hectáreas entre San Buenaventura, Tumupasa e Ixiamas. En 1977, mediante DS 13380 del 25 de febrero se instruye a Cordepaz (declarar al) Complejo Agroindustrial de la Caña de Azúcar de “prioridad nacional” por ser la base del desarrollo de San Buenaventura.

El 17 de octubre de 1983, con el DS 19832, se adjudica a la Empresa Brasileña Dedidni la construcción de una destilería de alcohol y otros subproductos. Nunca se implementó.

El documento del Cedla abunda en fuentes y estudios realizados en distintos momentos para gestionar la implementación del ingenio azucarero San Buenaventura. Entre los principales estudios se mencionan al del  Dr. Thomas Cochrane, El potencial agrícola del uso de la tierra en Bolivia (MACA); el de la Deutsche Proyect Union (DPU), Investigación de campo de la provincia Abel Iturralde, San Buenaventura, alternativa agrícola de la caña de azúcar; el de la Corporación Boliviana de Fomento, Estudio de prefactibilidad para la instalación de un ingenio azucarero con capacidad de 4.400 TM/día; además de estudios sobre la Tenencia de la tierra en el norte de La Paz, de Irene Hernaiz, en 1987 (Cedla); el Proceso de licitación e implementación del proyecto complejo agroindustrial de la caña de azúcar en San Buenaventura, Cordepaz, 1987; el Programa integrado de proyectos para el noreste del departamento de La Paz. IPA-Hidroservice, que incluye un Estudio de factibilidad técnica, económica y financiera del azúcar. También se menciona el Estudio de factibilidad complejo agroindustrial de la caña de azúcar de San Buenaventura (Cordepaz, 1985), etc.

Este último estudio era la base del Plan de Desarrollo, en el que se proponían nuevos asentamientos humanos, la implantación del Complejo Agroindustrial Cañero de San Buenaventura, la apertura del camino Charazani-Apolo y el desarrollo agropecuario en el norte de La Paz. San Buenaventura era visto como un centro geoeconómico que permitiría, a través de la producción, crear condiciones para la integración de Cobija, Guayaramerín y Riberalta al mercado nacional a través de transporte fluvial y terrestre.

El Plan Operativo 1986-1987 de Cordepaz, confirma las potencialidades económicas y productivas para la caña de azúcar, el café, el cacao, el arroz y la ganadería en el norte de La Paz y en San Buenaventura como parte de la Estrategia de Desarrollo Regional en el Norte Paceño, en el que se propone priorizar inversiones destinadas a promover la ejecución del Complejo Agroindustrial de Azúcar, Alimentos Balanceados y Alcohol, así como una estrategia de asentamientos humanos bajo el modelo agrícola de tenencia de la tierra. 

Pocas veces en la historia económica de Bolivia se ha polemizado tanto sobre los recursos agrícolas y potencialidades de la tierra como en San Buenaventura. En todos los casos hubo una clara oposición política a la implementación del proyecto de San Buenaventura. En los años 80 del siglo XX, el Comité Cívico de Santa Cruz realizó movilizaciones en contra de San Buenaventura. Lo mismo que hace ahora El Deber y Página 7 a través de la difusión de fake news sobre San Buenaventura.

Estudios más recientes, como el Estudio de pre factibilidad para el proyecto de caña de azúcar (El Ceibo Ltda., 2007), el Estudio de factibilidad económica y financiera (Conservación Internacional Bolivia, 2009), el Estudio de factibilidad de un ingenio azucarero con refinería y destilería (Enlace Consultores en Desarrollo SRL, 2010), el Estudio de ingeniería básica preliminar para la implementación de una planta industrial de azúcar y alcohol (MDRyT, 2010), el Estudio de reestructuración y complementación ingeniería básica preliminar del complejo agroindustrial azucarero san buenaventura (Easba, 2011) y el Estudio de evaluación financiera y económica del ingenio azucarero de San Buenaventura (Easba, 2011), además de otros estudios técnicos especializados, concluyen no solo en la viabilidad técnica, sino en la necesidad estratégica de la implementación de la Planta Industrial Azucarera de San Buenaventura.

Finalmente, después de más de 60 años, la decisión política de crear la Empresa Azucarera San Buenaventura (Easba) se la toma el 15 de septiembre de 2010 (DS Nº 0637). Con ese mandato, el 5 de marzo de 2012 se firma un contrato para la implementación de la planta industrial y el 6 de septiembre de 2012, la Easba da la Orden del Proceder a la Empresa Camce Union Enginnering.

Cinco años después, el 14 de diciembre de 2017, se aprueba la recepción definitiva de la Planta Industrial de Azúcar y Derivados de San Buenaventura y el ingenio se convierte en una realidad inimaginable pocos años antes. En cinco años se concretó la ejecución de uno de los proyectos de industrialización más importantes de la historia reciente de nuestro país.

Todos los patriotas que habían luchado por la industrialización e integración del norte de La Paz al país fueron finalmente redimidos. Para las estadísticas, el 28 de agosto de 2018 se inició la primera zafra oficial de la Empresa Azucarera San Buenaventura, es la fecha a partir de la cual se inicia la etapa de desarrollo y consolidación de esta obra fundamental esperada y saboteada durante tantas décadas.  Actualmente, el Cedla es una entidad que realiza pseudo investigaciones que son utilizadas por los más feroces opositores al desarrollo del país y del departamento de La Paz. 

En otros tiempos, el Cedla proponía de manera crítica y rigurosa, propuestas e investigaciones que podían ser convertidas en políticas públicas. Ahora es la fuente principal de los medios mentirosos cuyos afanes políticos se reiteran como en otras ocasiones. Sin embargo, para atizar su resentimiento, les informamos que la Easba está preparando su segunda zafra en nuestra corta historia y los convocamos  a visitar la planta industrial y las plantaciones de caña de azúcar para ver y constatar con sus propios ojos el objeto de sus deseos. Las investigaciones serias se hacen en terreno y de manera académica y no política.