García Linera: Es una tragedia la violencia contra las mujeres

Mujeres cochabambinas que escucharon al Vicepresidente en la Llajta.
Foto: Vicepresidencia

 

Redacción central / Cambio - Edición impresa
El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, calificó ayer como una tragedia nacional la violencia física ejercida contra las mujeres, después que se publicaron los últimos datos sobre los feminicidios registrados en el territorio nacional.

“Es un horror, es una tragedia nacional los casos de violencia y muerte de la mujer por su condición de ser mujer”, declaró el también presidente de la Asamblea Legislativa Plurinacional, según nota de prensa de la Vicepresidencia.

En este sentido, García Linera manifestó que es necesario trabajar en otras medidas muy al margen de lo legal, por lo que consideró que es de vital importancia aplicar nuevos métodos educativos y preceptos morales en las familias, en la sociedad y en otros espacios que permitan proteger y valorar a las mujeres.

“Siempre hemos sido una sociedad permisiva con la violencia intrafamiliar y eso hay que erradicar con educación, con sanción moral; se elimina castigando al responsable y protegiendo a la mujer, cuidando a la mujer y valorizando a la mujer”, expresó la autoridad.

Agregó que ninguna persona debe aceptar o tolerar la violencia de ninguna índole, y que en caso de presenciar o saber de algún tipo de maltrato, este debe ser denunciado para evitar más hechos en contra de niños y mujeres. “Tenemos leyes muy drásticas, la Policía en una o dos semanas ha encontrado al asesino y lo ha metido a la cárcel, con 20 a 30 años de prisión (…), pero sigue la violencia. Hay un problema de los familiares y vecinos que somos complacientes con el abuso; digamos ¡basta!, comenzando desde el Gobierno, pero también depende de los familiares, de hombres y mujeres”, aseveró el Vicepresidente en contacto con los periodistas, en ocasión de la entrega de viviendas sociales en el Distrito 8 de Cochabamba.

En la oportunidad, García Linera entregó 42 casas a familias pobres, cada una con dos dormitorios, cocina, comedor, baño y otros ambientes que fueron construidos con 2,4 millones de bolivianos.